C O M P A R T I R

Lo del jueves pasado, polvos de aquellos lodos

Pedro Cervantes Roque | 13/04/2019 | 00:36

Entre Papeles

LA TRIFULCA DEL JUEVES PASADO en el Congreso del Estado presagia una nueva etapa de confrontación por el poder en San Luis, que retrasará la solución de los graves problemas urbanos que hoy vivimos. Pero el riesgo mayor del desorden es -y será- la ganancia de aprovechados pescadores que se beneficiarán con todas las irregularidades que podrían cometerse mientras los políticos se agarran de las greñas.

 

LOS PERSONAJES QUE ESTÁN detrás de cada grupo participante en la gresca son, como es fácil suponerlo, Ricardo Gallardo Juárez y Xavier Nava Palacios. Si el proceso sigue por donde va, no es de dudarse que pudiera surgir un tercero y hasta un cuarto aspirante a la gubernatura, que quisiera capitalizar su triunfo con una oferta distinta a la del enfrentamiento constante y cada vez peor.

 

LOS INGREDIENTES QUE HAN alimentado el fuego de la confrontación han sido lanzados sin otro sustento que el de fastidiarle la vida al contrario. Nava -desde la administración municipal- se empeña en demostrar que su antecesor le dejó un desastre en la administración pública. Lo acusa no solamente de palabra sino que ha denunciado lo que para él son irregularidades que merecen castigo en varios planos de la justicia. Una punta de esa madeja son las acusaciones que han hecho por lo menos dos organismos no gubernamentales que denuncian las operaciones con empresas señaladas por el Sistema de Administración Tributaria (SAT) como “fantasmas”, lo que ha valido la investigación y revisión de las cuentas  públicas en busca de comprobación para proceder conforme a la ley.

 

EN TÉRMINOS PRÁCTICOS, ESTE HA sido el episodio más importante en la determinación de los opositores de Ricardo Gallardo Juárez para causarle daños de rebote a la imagen de su hijo, el diputado federal Ricardo Gallardo Cardona. Pero del lado contrario no están mancos. La defensa se asume con la fachada del PRD, todavía en poder del gallardismo, y el pleito se antoja para crecer hasta crear un conflicto político como los que ya hemos visto en el pasado y que tanto daño causaron al Estado.

 

LA PREOCUPACIÓN POLÍTICA NO se ve que exista ni en el gobierno del Estado ni menos en el gobierno federal. A partir de su consideración de que hay tiempo de por medio, dejan que los conflictos corran y se desahoguen, sin meter ambos la mano. El gallardismo podría tomar nuevos rumbos pero no cambiar sus fines políticos. La tramoya está sigilosamente en poder de funcionarios estatales de cuya eficacia se duda. Crean condiciones que propician la confronta verbal y física. En colaboración con grupos políticos de diversos tonos, deslizan versiones que provocan conflictos y atizan en los dos lados el enfrentamiento.

 

CON TODO ESTE DESCONCIERTO, las precampañas de los dos aspirantes más fuertes por el momento, han matizado su presencia con elementos que avisan del riesgo de una confronta sin control para el 2021. Si el pleito físico y verbal será el marco para las elecciones próximas, habremos de prepararnos porque -otra vez- nuestro retraso habrá de añadir muchos años de esfuerzo para alcanzar el avance de las entidades vecinas, con las cuales nos comparamos tradicionalmente, a menos que, claro, alguien pueda hacer algo más que lamentarse y poner orden en la casa.

pedrocervantesroque@yahoo.com.mx

 

 

© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.