Viernes 15 de Noviembre de 2019 | San Luis Potosí, S.L.P.
C O M P A R T I R

20 aspectos financieros a considerar antes de tener un bebé

Agencia | 14/02/2019 | 16:24

Tener un hijo es uno de los momentos más emocionantes de la vida. Pero antes de dedicarte de lleno a buscar nombres de bebés y adorables enterizos, deberías considerar los factores financieros. No permitas que esta lista sea un elemento disuasorio, sino más bien considérala como una importante lista de verificación de la vida real.

 

La vivienda

Mudarse conlleva un gran gasto —sin mencionar la gran cantidad de trabajo que ello demanda—; por tal motivo, a menos que vivas en condiciones precarias o que tengas habitaciones demasiado pequeñas, considera quedarte donde vives actualmente. No necesitarás un patio o un ambiente para una gran cama, al menos no de inmediato. Si las finanzas y los espacios son limitados, ni siquiera necesitarás un cuarto para el bebé por separado. Durante el primer año, simplemente podrás acomodar un moisés al lado de tu cama. Además, una ventaja adicional es que no tendrás que levantarte cada vez que el bebé llore por la noche.

 

Ropa de maternidad

Si bien es posible que toda la planificación se centre en el bebé, no olvides que tu cuerpo (o el de tu pareja) cambiará, por lo que necesitarás ropa de maternidad. Según tu profesión, procura visitar tiendas de segunda mano (físicas o en línea) para evitar pagar una gran suma de dinero por prendas que solo usarás durante un breve período.

 

Ropa de bebé

Los bebés crecen increíblemente rápido... a menudo demasiado rápido como para usar todas sus prendas. Podría resultar tentador comprar diminutos pantalones vaqueros de diseñador y zapatillas de marcas reconocidas; no obstante, para los primeros meses, en realidad puedes arreglarte perfectamente con enterizos económicos. En lugar de pagar el precio completo por las prendas de bebé, que en promedio pueden costar $76 por mes, pídeles prendas de segunda mano a tus amigos o a tus familiares.

 

El cuarto del bebé

Si bien no es necesario comprar muebles de primera calidad, sí deberás conseguir algunos elementos básicos para el cuarto del bebé, como la cuna (de $50 a más de $2500) con un colchón (de $100 a más de $200) y con ropa de cama, una mesa cambiadora (de $200 a más de $400), un mudador (a partir de los $20) y una silla mecedora (a partir de unos $300). Considera adquirir productos usados, ya que en el presupuesto también deberás incluir artículos de decoración.

 

Pañales

Un paquete de pañales no parece ser un gran gasto, pero al considerar que, en promedio, un niño usa más de 2700 pañales durante el primer año de vida, de unos 20 a unos 25 centavos por unidad, eso suma un total de $550 al año. También podrías considerar la opción de pañales de tela y contratar un servicio de pañales, que, en promedio, cuesta más de $25 por semana. ¡Y no debes olvidar el bolso para pañales y las toallitas higiénicas desechables!

 

Juguetes

Si bien es posible que los juguetes no sean una necesidad —y los niños pequeños se caracterizan por preferir las cajas en lugar de su contenido—, quizás debas reparar en este gasto porque, si eres realista, de seguro querrás comprar algunos juguetes para tu bebé. Los costos de los juguetes crecen a la par del niño, ya que querrá artículos más costosos como bicicletas, monopatines y teléfonos inteligentes. A fin de ahorrar dinero, busca grupos de intercambio de juguetes y ludotecas, las que están en auge en la economía compartida actual.

 

Fondo de emergencia

Los niños pueden aportar a tu vida una dosis saludable de lo inesperado. Lo mejor es estar preparado con un fondo para casos de emergencia. Si aún no dispones de uno, comienza a ahorrar tus centavos antes de que el bebé nazca.

 

Artículos de viaje

A donde tú vayas, ¡el bebé irá contigo! Pero para que eso ocurra, deberás comprar un carrito de bebé, un asiento para tu automóvil y un portabebés. Mientras que conseguir carritos y portabebés usados es una buena opción, en el caso del asiento para el automóvil lo más conveniente es comprar uno nuevo, de manera que te asegures de que esté en óptimas condiciones. Ten en cuenta que este costará entre $150 y $450. Si eres un padre activo, también deberás considerar un asiento de bebé o un remolcador para tu bicicleta, y quizás algún carrito para trotadores.

 

Alimentos

Si amamantar a tu bebé es una opción, al principio los costos de su alimentación serán bajos. Si no lo amamantas, la leche de fórmula puede costar desde $1140 hasta $3780 por año, según la marca. Y el costo de los alimentos aumentará a medida que el niño crezca. Los adolescentes se caracterizan por vaciar la despensa de sus hogares; por ello, recuerda que el presupuesto para la comida deberá aumentar a lo largo de los años.

 

Equipo de alimentación

Ya sea que amamantes a tu bebé o que lo alimentes con leche de fórmula, necesitarás cierto equipamiento, como biberones (que cuestan entre $5 y $15 por unidad), tetinas, equipo de limpieza, sacaleches, baberos para eructos, almohada para amamantar y sostén para lactancia. A medida que el niño crezca, los elementos que necesitarás serán vasitos para bebé, platos de plástico y una trona (que cuesta de $85 a más de $400).

 

Un vehículo más grande

Si antes de la llegada de tu bebé vivías la vida a toda marcha —literalmente—, quizás debas cambiar la motocicleta por un utilitario deportivo donde quepa un asiento para el niño. Un vehículo nuevo es un gran gasto. Por eso, nuevamente, considera adquirir uno usado para ahorrar dinero. Pero no comprometas el tamaño. A medida que el niño crezca, necesitarás más espacio en el vehículo para sus pertenencias. Piensa a largo plazo: las prácticas de hockey, las bicicletas, un segundo hijo, el perro de la familia...

 

Ahorros para la universidad

Puede parecer algo sumamente lejano, pero con el aumento del costo de la educación superior, deberías comenzar a ahorrar cuanto antes. En Canadá, el costo anual promedio de un título universitario es de $6571. Una buena manera de ahorrar dinero para la educación de tu hijo es fijar un Plan Registrado de Ahorro para Estudios (Registered Education Savings Plan, RESP).

 

Clases prenatales

Las clases prenatales son una buena manera de alistarse para el trabajo de parto, el alumbramiento y la paternidad primeriza; además, allí podrás conocer a otros futuros padres. Existen varios métodos diferentes entre los cuales escoger, desde sesiones en pareja hasta yoga prenatal; y las clases se brindan en hospitales, centros de obstetricia, consultorios médicos e incluso en tu hogar. Algunas clases son gratuitas o están cubiertas por el sistema sanitario.

 

Una matrona

En Canadá, los servicios brindados por las matronas están regulados por los prestadores de servicios médicos que asisten a las mujeres y a sus bebés desde el inicio del embarazo hasta aproximadamente seis semanas después del nacimiento del niño. Como personal de atención primaria, las matronas suplen el lugar del médico; sus servicios se recomiendan para embarazos de bajo riesgo o partos normales. En la mayoría de las provincias y territorios, pero no en todos, sus servicios son gratuitos (consulta el cuadro para obtener más información).

 

La guardería infantil

La guardería infantil puede ser uno de los mayores gastos a los que se enfrentan los padres que trabajan. El costo varía radicalmente según la provincia y el territorio, ya que esto depende de los subsidios del gobierno. Los honorarios para los lactantes son, comprensiblemente, los más elevados; en Toronto tienen las “tarifas reguladas promedio de cuidado infantil en el hogar y en centros de guardería a tiempo completo más elevadas del país ($1758 por mes, o $21 096 por año)”. Las tarifas para lactantes en Montreal son las menos costosas, de solo $168 por mes, debido a que los subsidios provinciales son mayores (aproximadamente $7 al día para guarderías infantiles).

 

Seguro médico extendido

Si bien en Canadá los servicios sanitarios están cubiertos, si no gozas de cobertura extendida mediante tu empleador, quizás debas ampliar tu cobertura familiar básica. Existen muchas opciones, y los precios varían en consecuencia.

 

La baja por maternidad

Si bien los empleadores deben brindarte una licencia (de hasta 52 semanas) por maternidad y permisos parentales, estos no tienen la obligación de pagarte, aunque muchos lo hacen. En caso de que no recibas dicha remuneración o de que seas autónomo, puedes obtener beneficios mediante el Seguro de Empleo o el Quebec Parental Insurance Plan (Plan de Seguro Parental de Quebec). Puedes esperar recibir aproximadamente un 55 % de tus ingresos con la licencia por maternidad en virtud del Seguro de Empleo (si perteneces a la categoría de ingresos bajos, podrías recibir hasta un 80 %) y un 75 % de tus ingresos según la licencia por maternidad del plan de Quebec.

 

Gastos médicos

Los honorarios del seguro médico público varían según la provincia y el territorio; no obstante, siempre y cuando seas un residente, la mayoría (si no todos) de tus gastos médicos del alumbramiento, más los previos y los posteriores al nacimiento, estarán cubiertos. Sin embargo, algunos servicios especializados, como aquellos brindados por las doulas, no están cubiertos.

 

Tiendas de conveniencia

Este podría no ser el primer gasto que se te viene a la mente al tener un hijo, pero cuando te veas privado del sueño y cuidando del niño a toda hora, no tendrás el tiempo ni las energías suficientes para comparar precios en las tiendas; simplemente escogerás lo que te resulte más conveniente. También es probable que acabes comprando comida prefabricada o lista para consumir con mayor frecuencia de la que te gustaría, factor que podría aumentar tus gastos mensuales en alimentos.

© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.