Miércoles 13 de Noviembre de 2019 | San Luis Potosí, S.L.P.
C O M P A R T I R

Sin amenazas rumbo al 7 de junio en SLP

Miguel Ángel Guerrero | 27/05/2017 | 02:09

Kiosko

Mientras en varios estados del país y otras naciones el ejercicio periodístico ha sido factor de muerte para muchos de sus practicantes en San Luis Potosí nos enfilamos a festejar dentro de un marco de relativa tranquilidad  otro “día de la libertad de expresión” fijado para el 7 de junio  pues, afortunadamente, aquí no hay una confrontación del gremio contra el poder como tampoco la hay con los grupos delincuenciales instalados en esta plaza.
 
Si bien, no puede decirse que entre los medios de comunicación y el gobierno hay una relación idílica tampoco ha llegado al borde del divorcio pese a que la normal crítica a los errores gubernamentales en ocasiones y en ciertos casos linda con el insulto hasta ahora, no se ha dado la circunstancia de ver una respuesta oficial amenazante toda vez que, incluso, los tratos comerciales con las empresas periodísticas han permanecido intactos y ni siquiera su eventual cancelación ha sido utilizada como espada de Damocles para intentar sofocarla como en el pasado pretendieron hacerlo algunos voceros de visión limitada y sensibilidad paquidérmica con lo que la salud financiera de las empresas no ha sufrido daño.
 
Desde luego, esa sana relación básicamente se debe a la añeja amistad del gobernador Juan Manuel Carreras López con la mayoría de los directivos y dueños de los medios con los que frecuentemente establece contacto.
 
En lo que hace a su trato con los reporteros de la fuente, ninguno ha tenido motivo de queja o denuncia por hostigamiento contra el mandatario en virtud de su manifiesta accesibilidad a dar cuanta entrevista le piden, así sea banquetera lo que se evidencia en el hecho de que hay días en que lo abordan hasta en tres ocasiones como se ve en la publicación de esas entrevistas en los impresos o su transmisión en los electrónicos.
 
Sin embargo, en este contexto es la inevitable aparición de practicantes de un cierto periodismo que sus ansias de protagonismo los llevan a esparcir rumores en mesas de café respecto de que han recibido amenazas a su integridad física o de su familia por las críticas que han hecho en sus espacios como lo han hecho algunos que cuentan con portales digitales o medios impresos coyunturales a los que su afán de notoriedad lleva a hilvanar historias de terror en ese sentido que solo despiertan conmiseración por sus ansias de llamar la atención que no reciben por su trabajo.
 
Por otra parte, también a diferencia de lo que ha pasado en otras entidades, los periodistas no han caído en la tentación de desafiar a los grupos del crimen organizado hilando historias o denuncias sin fundamento de tal forma que provoquen su reacción violenta y mortal como ha pasado en Sinaloa y otras entidades aunque ello no implica que no se aborde el tema sin involucrar personas ni hacer señalamientos sin razón.
 
Así entonces, en un clima de tranquilidad y seguridad adecuadas, el próximo 7 de junio se festejará otro día de la Libertad de Expresión sin amenazas ni riesgos procedentes del poder para sus oficiantes que son los que dan la cara en la calle por los medios a los que sirven.
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.