Miércoles 17 de Julio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
internacionales

Creador del 'vestido azul o dorado' es condenado por atacar a su esposa

El Heraldo | 11/06/2024 | 14:50

Todos recuerdan una imagen de un vestido que se volvió viral en el ya lejano 2015. El tener que identificar si la prenda de vestir era dorada o azul hizo que millones de personas en todo el mundo conocieran a Keir Johnson, el que creador de esta tendencia. Ahora, casi 20 años después, el hombre detrás de la foto vuelve a ser tendencia en redes sociales, pero ahora por recibir una condena por violencia de género. 
 
Keir habría intentado estrangular a su esposa, por lo que las autoridades determinaron que lo mejor era darle cuatro años de prisión al creador de la foto del vestido dorado o azul. El hombre de 38 años habría sido detenido por la policía local después de que Johnson intentara matar a su mujer e inclusive la amenazara con un cuchillo. Esto ocurrió durante un ataque en su hogar en Isla Colonsay, en Escocia. 
 
Johnson es acusado de violencia de género
El caso de estrangulación y amenaza con un cuchillo se presentó el 6 de marzo 2022 después de que el creador de la foto del vestido bebiera en un pub. Al llegar borracho a casa se puso a discutir con su esposa por un tema de apoyo y posible divorcio. La situación escaló rápidamente y terminó con el intento de matarla. De acuerdo a algunos informes oficiales, la mujer logró gritar y personas que se encontraban cerca intervinieron y llamaron a la policía.
 
"Mi esposo está intentando matarme", dijo la mujer en aquel momento. 
 
Keir habría reconocido la agresión previo al juicio, pero no fue suficiente para la corte de Glasgow cambiara la decisión. Se tiene que mencionar que las autoridades tenían información que no era la primera vez que Johnson agredía a su pareja. En el informe se die que primero intentó estrangularla para después tomar un cuchillo y decir "alguien va a morir".
 
El abogado buscó evitar la cárcel al indicar que Johnson estaba arrepentido y había buscado ayuda psicológica de forma voluntaria. La jueza Lady Drummond lo tenía claro y confirmó que lo único que se podía hacer ante tal crimen era prisión. Además de los 4.5 años de cárcel, la jueza determinó una orden de no acoso que le prohíbe a Kier contactar a la mujer durante 10 años. 
 
La actitud de la jueza deja claro que este tipo de actos violentos no deben ser permitidos bajo ninguna circunstancias. Lo mejor que se puede hacer es condenar a los delincuentes y prevenir que más mujeres reciban agresiones de sus parejas o cualquier persona.