Miércoles 22 de Mayo de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
salud

20 posibles causas del dolor de estómago

MejorConSalud | 15/05/2024 | 10:52

La gastritis, los cálculos en la vesícula, la apendicitis, las flatulencias y las hernias son causas frecuentes de dolor de estómago. Sin embargo, no son las únicas. Aquí te las explicamos.
 
Cuando hablamos de dolor de estómago, de manera coloquial, en realidad solemos referirnos a cualquier parte del vientre. Es común que usemos la palabra «estómago» para relacionarla con todo el abdomen, no obstante, a lo que queremos hacer mención es al dolor abdominal. Ello incluye problemas en cualquiera de los órganos que forman parte de esta región anatómica comprendida entre el tórax y la pelvis.
 
Lo que sentimos podría ser un dolor de estómago, de hígado, de vesícula biliar, de páncreas, de los intestinos, de los riñones, de la vejiga o de los órganos reproductivos. La localización de la molestia, a veces, ayuda a determinar el diagnóstico. Es por ello que dividiremos las causas de acuerdo con su ubicación en el vientre.
 
Toma en cuenta que el listado que te presentamos es solo orientativo. Si sufres dolor de estómago, debes consultar con un médico para obtener el asesoramiento adecuado.
Causas de dolor abdominal generalizado
Si las molestias se perciben en gran parte del vientre, es muy posible que el origen se refiera a los intestinos. Casi siempre se trata de dolores tipo cólico, que aparecen y desaparecen.
 
1. Síndrome del intestino irritable
 
Es un trastorno gastrointestinal crónico del colon. Su causa exacta no se comprende por completo. Se cree que ocurre por una combinación de factores físicos y psicológicos, incluido el estrés.
 
Los síntomas se componen de dolor, hinchazón, cambios en los hábitos intestinales (diarrea, estreñimiento o ambos) y sensación de evacuación incompleta. Su abordaje necesita cambios en el estilo de vida y en la dieta.
 
Se recomienda aumentar la fibra, reducir el estrés y llevar un registro de los síntomas. Los medicamentos más prescritos son los antiespasmódicos y antiinflamatorios especiales.
 
2. Enfermedad de Crohn
 
La enfermedad de Crohn, en realidad, puede afectar cualquier parte del sistema digestivo, desde la boca hasta el ano. Se caracteriza por una inflamación persistente de la mucosa con dolor, diarrea, fatiga y pérdida de peso.
 
El tratamiento implica el uso de antiinflamatorios, inmunosupresores, corticosteroides o terapia biológica. También hay que aplicar cambios en la dieta. Los casos muy graves necesitan cirugía para extraer partes del intestino afectadas.
 
3. Acumulación de gases
 
Esta es una condición común asociada a diversos factores. Los gases pueden acumularse debido a la ingestión de mucho aire al comer o al beber, la fermentación de ciertos alimentos o la dificultad para eliminar las flatulencias.
 
El tratamiento suele ser sin medicamentos. Lo que se propone son consejos para mejorar la digestión:
 
Mantenerse hidratado.
Realizar actividad física regular.
Evitar los alimentos que causan gases.
Comer y beber con lentitud, masticando bien.
Seguir una dieta rica en fibra para favorecer el peristaltismo.
 
Causas de dolor de abdomen superior
 
La parte alta del abdomen es asiento del que se conoce como «dolor en la boca del estómago». Se trata de la región ubicada justo debajo del esternón.
 
4. Gastritis y úlceras pépticas
 
La gastritis es una inflamación de la mucosa del estómago, que puede ser aguda o crónica. Las causas son la infección por Helicobacter pylori, el uso prolongado de antiinflamatorios no esteroideos, el consumo excesivo de alcohol y el estrés. Por su parte, las úlceras pépticas son heridas en la mucosa del estómago o el intestino, que pueden ser causadas por factores similares a los de la gastritis.
 
El tratamiento se basa en cambios en el estilo de vida para evitar los factores desencadenantes, pero también se necesita medicación. Se recetan inhibidores de la bomba de protones, como omeprazol, y se valoran intervenciones directas si hay una úlcera. Las emergencias derivadas de sangrados por estas enfermedades se tratan con internación hospitalaria.
 
5. Reflujo gastroesofágico
 
La enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE es una condición en la cual el ácido del estómago regresa hacia el esófago. Esto suele ocurrir porque el esfínter esofágico inferior, la válvula muscular en la parte inferior del esófago, no se cierra bien.
 
Es más frecuente en las siguientes circunstancias:
 
Obesidad
Embarazo
Tabaquismo
Alcoholismo
Hernia hiatal
 
El síntoma principal es la sensación de ardor que sube por el pecho (pirosis) desde la boca del estómago. También puede haber dificultad para tragar, tos crónica y ronquera.
 
El tratamiento se basa en cambios en el estilo de vida, perder peso, dejar de fumar y elevar la cabecera de la cama. Además, se prescriben inhibidores de la bomba de protones o antagonistas de los receptores de histamina.
 
6. Pericarditis
 
Es una inflamación del pericardio, que es un saco membranoso que rodea y protege al corazón. Provoca dolor en el pecho, que puede llegar hasta la boca del estómago. La molestia empeora al acostarse, al respirar con profundidad y al tragar alimentos.
 
El tratamiento se hace con antiinflamatorios. Ahora bien, algunos casos necesitan drenaje del líquido acumulado en el pericardio mediante un procedimiento llamado pericardiocentesis.
 
La condición puede ser grave. Tiene complicaciones severas como el derrame, el taponamiento cardíaco y la constricción pericárdica.
 
7. Pancreatitis
 
La pancreatitis es la inflamación del páncreas. Puede ser aguda o crónica y se asocia con el consumo excesivo de alcohol, los cálculos biliares y los niveles elevados de lípidos en la sangre.
 
El dolor es intenso y repentino, inicia en la parte central y alta del abdomen para irradiarse hacia la espalda, con náuseas, vómitos y fiebre. Los casos graves cursan con necrosis o muerte del tejido pancreático.
 
El tratamiento implica ayuno, reposo y administración de líquidos por vía intravenosa. Por lo tanto, es necesario el ingreso hospitalario.
 
Causas de dolor de estómago en el lado derecho
El dolor en la parte derecha del abdomen suele referirse a las estructuras del hígado y de la vesícula. Aunque el hígado en sí no duela, sí lo hace la cápsula de tejido que lo recubre.
 
8. Cálculos biliares
 
La litiasis en la vesícula biliar es la principal causa de internación por enfermedad digestiva. Se trata de pequeñas formaciones sólidas que varían en tamaño y en cantidad.
 
Se forman cuando la bilis contiene demasiado colesterol, bilirrubina o sales biliares. También cuando el órgano no se vacía adecuadamente.
 
El dolor por cálculos biliares es muy intenso. Aparece en la parte superior derecha del abdomen y se irradia hacia el centro de forma cólica. El tratamiento puede derivar en cirugía para extirpar la vesícula o alguno de los litos.
 
9. Cirrosis
 
La cirrosis es una enfermedad crónica del hígado en la que el tejido sano del órgano se reemplaza por cicatrices. El origen más común es el consumo excesivo y prolongado de alcohol.
 
Los síntomas pueden ser leves al principio y empeorar a medida que la enfermedad progresa. Habrá dolor y, sobre todo, fatiga, pérdida de peso, hinchazón abdominal (ascitis) e ictericia. En algunos casos, puede ser necesaria una evaluación para un trasplante si la enfermedad está muy avanzada.
 
10. Hepatitis viral
 
Hay varios virus capaces de infectar el hígado. Los más importantes son los que se nombran con letras: A, B, C, D y E.
 
Cada tipo de hepatitis viral tiene características distintas en cuanto a gravedad, duración y riesgo de complicaciones. Mientras que la A cursa con náuseas, vómitos, fiebre y diarrea, la B suele llevar a la ictericia y el dolor abdominal.
 
El tratamiento depende del tipo específico de virus y de la gravedad. En algunos casos, como en las hepatitis B y C crónicas, puede ser necesario un abordaje a largo plazo.
 
 
Causas de dolor en el lado izquierdo
 
El dolor de estómago en el lado izquierdo del abdomen tiene como principales representantes al intestino grueso descendente y al bazo. Suele ser una molestia insidiosa y crónica.
 
11. Diverticulitis
 
Sucede cuando los divertículos, que son pequeñas bolsas que se forman en la pared del colon, se inflaman o infectan. Además del dolor, hay fiebre, náuseas, vómitos, cambios en los hábitos intestinales y presencia de sangre en las heces.
 
El tratamiento es con reposo, antibióticos y analgésicos. Después de recuperarse del episodio agudo, es importante continuar con una dieta alta en fibra.
 
12. Esplenomegalia
 
Es el agrandamiento del bazo. Sus causas más frecuentes son las siguientes:
 
Infecciones
Enfermedades de hígado
Trastornos hematológicos
 
El tratamiento depende de la causa subyacente. Puede variar desde la observación y el manejo de los síntomas hasta un medicamento específico o incluso la extirpación del órgano.
 
 
Causas de dolor inferior de abdomen
 
En la parte baja del abdomen aparecen dolores de las estructuras digestivas, pero también otros. Es una zona vinculada a la pelvis y a ciertas estructuras de la pared muscular.
 
13. Apendicitis
 
La apendicitis es la inflamación del apéndice, una pequeña extensión del intestino grueso ubicada en el lado inferior derecho del abdomen. Si no se trata, puede provocar una infección grave: la peritonitis.
 
El dolor suele ser repentino y agudo. Comienza alrededor del ombligo y se desplaza hacia el cuadrante inferior derecho del vientre.
 
Para el tratamiento, se practica la extirpación quirúrgica del apéndice. Después de la cirugía, la mayoría de las personas se recuperan con rapidez.
 
14. Cistitis
 
La cistitis es la inflamación de la vejiga, pero se equipara a una infección del tracto urinario, en la mayoría de las ocasiones, porque es la causa más frecuente. Es más común en las mujeres, debido a la anatomía. Y la bacteria más asociada es Escherichia coli.
 
Los síntomas, además del dolor, son la frecuencia urinaria aumentada, el ardor al orinar y la orina turbia o con mal olor. Generalmente, responde bien al tratamiento con antibióticos.
 
15. Hernia inguinal
 
Una hernia de este tipo ocurre cuando el intestino delgado protruye, a través de una debilidad en la pared abdominal, cerca de la ingle. Aparece una protuberancia y hay dolor al levantar objetos pesados, toser o hacer esfuerzos.
 
Las hernias inguinales son más comunes en los varones. El tratamiento es con cirugía para reparar la debilidad y devolver el tejido protruido a su posición normal. A pesar de la intervención, su recurrencia es frecuente.
 
Causas de dolor de estómago en las mujeres
 
Las mujeres pueden sufrir dolor abdominal por causas que le son propias. Esto implica que, a la hora del diagnóstico, se sumen algunas opciones a considerar.
 
16. Enfermedad pélvica inflamatoria
 
La enfermedad pélvica inflamatoria o EPI es una infección del tracto reproductivo femenino superior. La causa son las infecciones bacterianas, en especial, las de transmisión sexual.
 
Además del dolor, hay flujo vaginal, fiebre, náuseas y vómitos. Puede haber complicaciones severas, con obstrucción de las trompas de Falopio e infertilidad a larzo plazo.
 
El tratamiento es con antibióticos. También se puede requerir hospitalización y cirugía si hay abscesos.
 
17. Embarazo ectópico
 
Cuando el óvulo fecundado se implanta y comienza a crecer fuera del útero, hay un embarazo ectópico. La localización más frecuente es en las trompas de Falopio.
 
El dolor de estómago por esta situación puede ser muy intenso. También hay sangrado vaginal anormal y se puede confundir con otras situaciones asociadas a los ciclos menstruales anómalos.
 
El tratamiento dependerá del tiempo de evolución. Al inicio, su detección temprana permite usar una inyección de metotrexato para detener el crecimiento del tejido fetal. En casos avanzados se prefiere la cirugía.
 
18. Endometriosis
 
En esta condición, el tejido de revestimiento del útero crece fuera del órgano. Por esta razón, puede encontrarse en varios lugares, como los ovarios, las trompas de Falopio, la vejiga o los intestinos.
 
Durante el ciclo menstrual, este tejido se engrosa y se desprende. Sin embargo, al estar fuera del útero, lleva a la inflamación y el dolor. El tratamiento es con medicamentos, terapia hormonal y cirugía laparoscópica para extirpar el tejido ectópico y las adherencias.
 
19. Dismenorrea
 
Dismenorrea es un término para describir el dolor menstrual. Este variará desde molestias leves hasta un dolor intenso que afecte la calidad de vida.
 
La forma primaria es el dolor menstrual sin una causa subyacente identificable. Suele comenzar poco después de la adolescencia y tiende a mejorar con la edad. La dismenorrea secundaria es resultado de una condición médica, como la endometriosis, los fibromas uterinos o la EPI.
 
20. Síndrome de ovario poliquístico
 
El síndrome de ovario poliquístico o SOP se caracteriza por desequilibrios hormonales que ocasionan el desarrollo de múltiples folículos pequeños en los ovarios. Ello conduce al aumento en la producción de andrógenos con períodos menstruales irregulares, infertilidad, aumento de peso, crecimiento de vello facial y acné.
 
El SOP causa dolor de abdomen y aumenta el riesgo de desarrollar otras condiciones:
 
Diabetes tipo 2
Colesterol elevado
Presión arterial alta
Resistencia a la insulina
 
No existe un tratamiento curativo. Se proponen cambios en el estilo de vida, una dieta equilibrada, hacer ejercicio y gestionar el estrés. Pueden recetarse fármacos para regular los ciclos menstruales, reducir los niveles de andrógenos, mejorar la sensibilidad a la insulina o inducir la ovulación.
 
¿Cuándo preocuparse por el dolor de estómago?
 
Las molestias abdominales pueden ser pasajeras y, a veces, con rapidez las asociamos a una comida que ingerimos o una situación que nos es fácil identificar. De todas maneras, hay que prestar atención a los signos que podrían implicar gravedad, como los siguientes:
 
Estar embarazada.
Dolor muy intenso.
Dificultad para respirar.
Cambios en la coloración de la piel, con ictericia.
Sangrado rectal, sangre en el vómito o sangre en la orina.
Otros síntomas severos: fiebre elevada, vómitos profusos.
Dolor de estómago que aparece después de una cirugía abdominal.
Perdida de peso sin haber cambiado tu dieta ni estar haciendo más ejercicio.
Dolor recurrente a lo largo del tiempo y que no mejora con las medidas básicas.
 
La consulta con un profesional ayudará a despejar las dudas y a determinar la gravedad de la situación. Esto se logrará con el examen físico, pero también con métodos complementarios.
 
¿Qué hacer si tengo dolor abdominal?
 
Lo primero, ante un dolor de estómago, será determinar la intensidad y la ubicación precisa de la molestia. Pregúntate cómo es la sensación, si aparece o desaparece, cuándo empezó, si se queda quieta o se mueve a otra parte del cuerpo, qué síntomas la acompañan.
 
Si el dolor es leve, descansa en una posición cómoda. También puedes aplicar una compresa caliente en el área.
 
Bebe agua y modifica tu dieta, añadiendo alimentos para aliviar el dolor de estómago. Opta por galletas saladas y arroz blanco. Al contrario, evita picantes, grasas y frituras por un tiempo.
 
Mantén un registro de tus síntomas para determinar si se detienen con los cambios mínimos aplicados o empeoran. También registra si se presentan nuevas evidencias del problema. En caso de identificar los signos de gravedad que te mencionamos, programa una consulta inmediata o llama a un servicio de emergencias.
 
Recuerda que el dolor de estómago puede ser un aviso de gran variedad de condiciones. Por tanto, siempre es mejor buscar orientación profesional.
 
¿Qué tomar para el dolor de estómago?
 
Aunque hay medicamentos y pastillas para el dolor de estómago, no todos son de venta libre. Además, no es recomendable automedicarse. De manera ideal, sería necesario recibir la prescripción médica para iniciar un tratamiento con fármacos.
 
En general, no se recomienda ingerir antiespasmódicos durante un dolor abdominal. Ello podría enmascarar la molestia y retrasar el diagnóstico correcto.
 
Los antiácidos, como el hidróxido de aluminio y el hidróxido de magnesio, son sustancias de amplia distribución para la acidez. Pueden ayudar a neutralizar el pH estomacal en casos leves por comidas copiosas. Por otro lado, para situaciones de más gravedad, podrían requerirse bloqueadores de los H2, como ranitidina, o inhibidores de la bomba de protones, como el omeprazol.
 
El carbón activado puede ayudar en la indigestión o la intoxicación alimentaria. En cuanto a los analgésicos, como el ibuprofeno, deberían limitarse a casos de fiebre. No obstante, no es recomendable prolongar su empleo, dado que uno de sus efectos adversos es, justamente, la gastritis.
 
Hay hierbas y plantas medicinales para el dolor de estómago de uso tradicional, como la manzanilla. Beber una taza para buscar alivio no será problemático, pero de ninguna manera reemplazan una terapia médica.
 
El dolor de estómago no siempre es por culpa del estómago
 
El dolor abdominal puede tener gran variedad de causas. Algunas son leves, pero otras revisten gravedad. Es importante prestar atención a la intensidad, la duración y los síntomas acompañantes.
 
La localización de la molestia puede dar mucha información sobre el origen del problema. Y aunque la tendencia es decir «dolor de estómago», no solo se ve afectado este órgano. Cualquier parte del vientre puede ser asiento de una enfermedad o un trastorno.
 
El diagnóstico lo hará un médico. No hay que retrasar la consulta ni automedicarse para buscar alivio.