Domingo 23 de Junio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
espectáculos

Compaginan actrices maternidad con teatro

Agencia Reforma | 10/05/2024 | 09:13

En las escuelas donde ha estudiado Kai, el hijo de Gabriela de la Garza, nunca había sido motivo de grandes festivales el Día de la Madre, excepto ahora, cuando el chico, de 18 años, cursa el último año de preparatoria.
 
 Si bien era su primera y última oportunidad de compartir con él ese festejo en la escuela, la actriz no pudo asistir porque dio función teatral de Los Monólogos de la Vagina; el telón siempre se levanta en días festivos, y eso lo saben ambos.
 
 "Le dije 'ven al teatro, celébrame a mí en el teatro, que eso es lo que más me va a hacer feliz, y ya nos iremos a cenar y festejaremos de otra forma'", contó, en entrevista, la protagonista de las series Las Aparicio y Amarres.
 
 "Son dos profesiones que de alguna forma requieren el 100 por ciento de nuestra energía y atención. Afortunadamente, he encontrado ese equilibrio y entendimiento con mi hijo, tenemos comunicación y respeto".
 
 Es uno de los muchos desafíos que comparten las actrices que combinan facetas tan demandantes como la maternidad y una puesta en escena.
 
 Lograrlo les ha exigido esfuerzos de organización y de pedir a productores que les consigan boletos para volar de regreso a casa después de una función en otro estado, pero también les ha dejado recuerdos que atesoran con cariño.
 
 En el caso de Sandra Quiroz, tras convertirse en mamá, su primera obra de relieve fue La Señora Presidenta, protagonizada por su suegro y abuelo de su pequeño Pablo: Héctor Suárez, quien se vestía de mujer. Por supuesto que el niño, entonces de 4 años, fue a verlos.
 
 "Después me llamaron de la escuela porque en la clase de arte, en vez de dibujar, Pablo se estaba maquillando y maquillando a sus compañeros. Lo hubiera llevado a terapia si estuviera haciendo cálculo diferencial, pero sólo estaba siendo congruente: eso correspondía a lo que vio.
 
 "También me ha visto en Toc Toc, y aunque le he dicho que no repita todo lo que ve, en la escuela me dijeron que estaba diciendo muchas groserías, y muy serio le había dicho a la maestra que era porque tenía síndrome de Tourette, como uno de los personajes", recordó, entre risas, la actriz de Señora Acero.
 
 Le ha explicado a su pequeño que ella tiene todas las profesiones existentes, que, al igual que un niño, "juega" a ser cualquier cosa. Su hijo, cuyo papá es Héctor Suárez Gomís, quiere ser futbolista, pero está tan conectado con el teatro que fue incluido en la obra de éste Ugo, Pako y Joseluiz.
 
 "En su cumpleaños fuimos a Six Flags con sus amigos y a las tres dijo 'vámonos, que tengo que estar en el teatro'. Dio su función y me impresionó. Es bien bonito tener ese acercamiento, poder compartir con él lo que más nos gusta", dijo Sandra.
 
 En contraste, Liz Gallardo, actualmente en temporada con Los Monólogos de la Vagina, no ha compartido mucho ese espacio con sus hijos, tanto porque su carrera se ha desarrollado principalmente en cine y televisión como por el hecho de que ellos no son aficionados.
 
 Amanda, de 16 años, es artista plástica, y Thiago, de casi 11, es tímido y prefiere quedarse en casa con los videojuegos.
 
 "Lo entiendo, y traerlo conmigo me desconcentra. Prefiero separar, darle su tiempo de calidad a cada cosa, pero me interesaría mucho hacer teatro infantil para compartir con él.
 
 "Él vive 15 días conmigo y 15 con su papá. Esa dinámica entre padres divorciados nos resultó muy benéfica porque cuando está conmigo trato de hacer lo menos posible", compartió la actriz, ahora al aire con la telenovela El Amor No Tiene Receta.