Domingo 23 de Junio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
internacionales

Recuperan último cuerpo en el puente de Baltimore

Reforma | 07/05/2024 | 19:31

Los servicios de rescate de Estados Unidos han localizado y recuperado este martes el cuerpo del sexto y último trabajador de la construcción que falleció en el colapso del puente de Francis Scott Key Baltimore que tuvo lugar a finales de marzo, poniendo fin así a los trabajos de recuperación que han durado semanas.
 
La víctima ha sido identificada como José Mynor López, de 37 años, nacido en Guatemala pero residente en Baltimore (Maryland). La Policía estatal, junto con un traductor de la Oficina Federal de Investigación (FBI) y un equipo de salud mental han notificado a los familiares tras la confirmación de la identificación, reza un comunicado del Mando Unificado, grupo de trabajo de varias agencias gubernamentales.
 
"Con el corazón en la mano, el día de hoy marca un hito importante en nuestros esfuerzos de recuperación y proporciona un cierre a los seres queridos de los seis trabajadores que perdieron la vida en este trágico suceso", ha declarado el coronel Roland Butler, superintendente del Departamento de la Policía de Maryland.
 
El gobernador, Wes Moore, ha reaccionado a la noticia indicando que se trata de "un alivio solemne" que López se reúna con sus seres queridos y ha pedido respeto por la privacidad de la familia del fallecido "en estos momentos difíciles". También ha orado por los familiares del resto de víctimas y les ha reiterado su compromiso de brindar un "apoyo duradero".
 
Por último, ha agradecido "el trabajo incansable" del mando unificado, que incluye a la Guardia Costera, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos y la Policía de Maryland, "por su implacable esfuerzo para garantizar la recuperación de todas las víctimas del colapso".
 
El FBI abrió el mes pasado una investigación sobre el colapso de la infraestructura, que cayó sobre el río Patapsco después de ser golpeado por un buque carguero, en un incidente que se saldó con la muerte de seis trabajadores de la construcción. La tripulación emitió una alerta antes de colisionar, lo que permitió cortar el tráfico y que solo hubiese ocho vehículos sobre la estructura cuando se vino abajo.
 
Los fallecidos eran trabajadores de la empresa Brawner Builders que reparaban baches en la infraestructura. Todos ellos eran migrantes, procedentes de Honduras, El Salvador, México y Guatemala, y tenían edades comprendidas entre los 26 y los 49 años.