Domingo 23 de Junio de 2024 | San Luis Potosí, S.L.P.
negocios

Alza salarial ¿viable?

Agencia Reforma | 06/05/2024 | 10:26

La propuesta de la candidata presidencial de Morena, Claudia Sheinbaum, de alcanzar con el salario mínimo la compra de 2.5 canastas alimentarias para el siguiente sexenio, requerirá aumentos de al menos 10 por ciento cada año.

El salario mínimo actual es de 248.93 pesos diarios -7 mil 468 pesos al mes- y el costo de la canasta básica clasificada por Coneval es de 4 mil 529 pesos y está compuesta por alimentos y otros bienes como vivienda, transporte y educación

Esto quiere decir que 2.5 canastas equivalen a 11 mil 322 pesos. Para llegar a esa meta, el incremento anual de los salarios mínimos tendría que ser de 10 por ciento en promedio, la mitad de los aumentos que promovió el actual Gobierno.

Sin embargo, si esta canasta se incrementa conforme a la inflación, y se estabiliza en 4 por ciento, por ejemplo, el ajuste a los salarios mínimos tendría que ser de 14 por ciento en promedio, advirtió Jesús Carrillo, director de Economía del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

"Si quisiéramos llegar a la meta planteada, significa que es 51 por ciento más del salario mínimo real actual.

"Eso quiere decir que este crecimiento anual sería 10 por ciento en términos reales por año, si se quiere llegar a la meta en 5 años y eso sería si la canasta aumentara cada año solo con la inflación, pero no aumenta así, usualmente crece más rápido", manifestó.

Consideró que, si la canasta básica se incrementara por arriba de la inflación, el salario debe incrementarse aún más, para alcanzar la meta.

"Si la canasta alimentaria crece a 6 por ciento anual, se necesita 16 o 20 por ciento anual por otros años más, se pretende un cambio muy sustancial, esta promesa es muy importante en términos de lo que se requiere en incremento salarial", dijo Carrillo.

Ricardo Barbosa, presidente de la Comisión Laboral de la  Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), consideró que la meta planteada por la candidata responde al momento electoral.

"Es un anuncio electorero, demagógico y populista, es importante señalar que México adquirió un compromiso desde hace 8 años para dignificar el salario mínimo. 

"Se nos hace inapropiado que convoquen a esos números que no señalan cómo se va a llegar, que no comenten el antecedente de lo que se ha trabajado en los últimos ocho años. Decir que un salario mínimo alcance dos canastas básicas es imposible de cumplimiento en la economía el día de hoy", afirmó Barbosa. 

Con todo y este aumento, el salario mínimo constituiría solo una fracción de lo que se paga en Estados Unidos.

"La propuesta de cara al sexenio 2024-2030 es conquistar por primera vez en la historia un salario mínimo constitucional que a precios actuales se expresa en una cantidad de 750 pesos al día.  

"Esto representaría menos del 15 por ciento de la paga mínima percibida por una persona trabajadora, durante una jornada de 8 horas, en California, Estados Unidos", afirmó Andrés Peñaloza, ex titular de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami).

La propuesta de Sheinbaum se basa en mantener alzas significativas para que el salario mínimo represente 2.5 canastas básicas hasta 2030.

"De hacerlo paulatinamente de aquí a 2030, nos permitiría no tener impacto en la inflación, incluso en salarios medios lo tenemos calculado y eso nos permitiría disminuir la pobreza", dijo en su momento Sheinbaum, ante miembros del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Añadió que es un paso atrás limitar los incrementos a los salarios mínimos a 10 por ciento anual, porque es la mitad de lo conseguido en el sexenio de André Manuel López Obrador.

"La economía del país tiene la capacidad de mantener fijaciones de 20 por ciento, con lo cual se puede contener las acusaciones de dumping social en la próxima revisión del T-MEC y dirigir la relocalización de empresas que ofrezcan salarios decentes", dijo Peñaloza.

A su vez, Paulina Gutiérrez, experta del observatorio Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, comentó que la meta puede ser irreal porque el acuerdo para lograrlo tiene que ser en conjunto con el sector obrero y patronal.

"Tiene que haber un acuerdo entre estos sectores, no puede ser por decreto y se debe amarrar las remuneraciones con la productividad. Tiene que haber una nueva política laboral que pueda reconocer incentivos a las iniciativas empresariales que quieran adoptar salarios dignos", mencionó Gutiérrez.