Home > NFL

Como Jefes: Kansas City es campeón del Super Bowl

Plano Deportivo | 02 Febrero 2020 | 20:55

Patrick Mahomes se sobrepuso a dos intercepciones y con una magistral exhibición de 286 yardas y dos pases de anotación, dio a Kansas City el triunfo ante los Niners con una nueva remontada digna del recuerdo, para ganar su segundo título de Super Bowl 50 años después en la Ciudad de Miami. 

 

Como se esperaba en la previa, el Super Bowl fue un partido lleno de estrategia, entre dos equipos con un potencial ofensivo que podría ofrecer un espectáculo digno del gran escenario, sin embargo, las sólidas defensas impusieron su ley en este duelo en el arranque del partido. 

 

Pat Mahomes y sus Chiefs fueron los encargados en abrir la fiesta a la ofensiva, pero una serie de cuatro y fuera dejo en evidencia que habría que poner algo más que talento individual para vencer a San Francisco y los destructores de Shanahan. 

 

San Francisco tampoco la tuvo fácil, Andy Reid se preparó para enfrentar al juego terrestre de los Niners y en la primera serie limitaron a Garoppolo y compañía a un gol de campo que los ponía en ventaja 3-0 a la mitad del primer cuarto. 

 

La respuesta de Mahomes fue inmediata y efectiva. Una larga ofensiva de 15 jugadas y 75 yardas que culminó con un acarreo de una yarda del propio Quarterback para dar la ventaja a los suyos, 7-3 en la recta final de los primeros 15. 

 

Los Chiefs mostraron su poder y supieron aprovechar los errores de su rival, cuando Garoppolo lanzó un pase a zona de nadie que fue atrapado por Breeland que devolvió la intercepción hasta su yarda 44, dejando en inmejorables condiciones al 15 y compañía. 

 

La defensa de los Niners se hizo fuerte y el error costó únicamente tres puntos, cuando Butler hizo un gol de campo de 31 yardas que ponía adelante a los Jefes 10-3 en un duelo donde las estrategias ya eran la clave, ante la falta de espacios para denotar el talento individual de los jugadores de ambos equipos en el ataque. 

 

Dispuesto a limpiar su error, Jimmy G regresó al campo con un enfoque más agresivo, tomando el balón en sus manos y lanzando para recorrer 80 yardas en 4:26, culminando con un pase corto a al fullback Juszczyk y empatar el partido a 10. 

 

Fue entonces que el cierre de la primera mitad adquirió un toque de rudeza que impidió que se sumaran más puntos, dejando la definición del partido en manos de sus quarterbacks y las estrategias desde la banda para cambiar el ritmo del partido en uno de los Super Bowl más igualados de la historia. 

 

El inicio de la segunda mitad fue sol y sombra para ambos conjuntos, con un Garoppolo seguro y concentrado, mientras Mahomes se vio nervioso frente a la férrea defensa de los gambusinos. 

 

Gould dio ventaja de 13-10 a San Francisco con un gol de campo de 42 yardas en el arranque del tercero, pero la clave del partido vino en la primera serie ofensiva de los Jefes, cuando Warner interceptó un pase profundo de Mahomes dejando a los Niners en la 45, una estupenda posición para arrancar una nueva serie. 

 

Los 49ers no perdonaron y con un avance lento y seguro, llegaron a la yarda uno con una jugada casi idéntica al primer Touchdown que dejó a Juszczyk en la uno, permitiendo a Mostert hacer la anotación de una yarda por tierra y poner el marcador 20-10 en una aplastante exhibición ofensiva. 

 

La presión cayó sobre Patrick que falló con un pase a Hill en el inicio del último cuarto, entregando el balón a Moore en la segunda intercepción del partido. Kansas estaba herido y San Francisco tenía el control del partido. 

 

El quarterback se repuso a sus errores y dio vida a los suyos con un pase a Kelce con 6:13 por jugar en el último cuarto. El partido pasaba por las manos de Garoppolo y la ofensiva, para Shanahan los fantasmas del Super Bowl LI aparecieron con un mal manejo del reloj que daba vida a los Chiefs. 

 

Mahomes no perdonó y con un pase a Williams de dos yardas le dio la vuelta al partido, una remontada más para un mariscal digno de respeto y orgullo. Reid le ganó la partida a Shanahan y Garoppolo fue incapaz de revertir una situación que tuvo controlada. Kansas City fue intenso en ataque y defensa, el justo ganador del Super Bowl LIV y de la temporada 100 de la NFL. 

 

Sobre el final, una escapada de 38 yardas de Williams puso punto final a la fiesta de unos Jefes que se levantan como los nuevos campeones de la NFL tras una larga sequía. 

 

Tuvieron que pasar 50 años, tuvo que venir un muchacho de 24 años y un Head Coach veterano para vencer al tiempo, a la adversidad y a sus rivales para sumar el segundo título del mundo de los nuevos ‘Jefes’ de la NFL.  

 

NOTAS RELACIONADAS
PUBLICIDAD
LO + VISTO
AL INSTANTE
GRÁFICO DEPORTIVO
© 2020 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.