Home > Futbol Internacional

Joao Félix, ídolo súbito

EFE | 21 Agosto 2019 | 19:24

De niños y mayores. De los críos y del nuevo alcalde Madrid, José Luis Martínez Almeida. Joao Félix es el ídolo de todos. El ídolo súbito.

En el inicio de la pretemporada del Atlético de Madrid, bajo el sol de la sierra segoviana, un aficionado daba ánimos a uno de los nuevos fichajes rebautizándolo por error como 'Juan Feliz'. Hoy, es seguro que ningún hincha rojiblanco confundiría el nombre de su nuevo ídolo.

Si entonces Joao Félix, fichado por la astronómica cantidad de 126 millones de euros al Benfica -el traspaso más oneroso de la historia del Atlético- era entonces una incógnita, en apenas un mes de pretemporada y con solo un partido de LaLiga Santander, ha conseguido ganarse el favor del Wanda Metropolitano.

La capacidad del punta de 19 años para desequilibrar a los defensas rivales, su velocidad y sus goles en la pretemporada -cuatro tantos, uno al Real Madrid y dos al Juventus, y dos asistencias- han convencido en tiempo récord a la hinchada rojiblanca.

El nuevo '7' del Atlético ha provocado que la afición atlética prácticamente no mencione al anterior usuario del dorsal: el francés Antoine Griezmann, el quinto máximo goleador de la historia del club (133 goles en cinco temporadas) y jugador franquicia hasta que durante este verano puso rumbo al Barcelona.

Tanto es así que en su estreno, el pasado domingo ante el Getafe, fue aclamado desde el calentamiento como si de un ídolo de larga trayectoria rojiblanca se tratara. El anuncio de su nombre por megafonía durante la presentación de las alineaciones redundó en una aclamación masiva del público colchonero, provisto en muchos casos con camisetas con su nombre y número.

En un encuentro difícil para los delanteros y ante un rival, el Getafe, que posee uno de los mejores sistemas defensivos de LaLiga -que le permitió rozar la clasificación a la Liga de Campeones la pasada temporada-, Joao Félix tuvo poca participación en el juego durante la primera mitad, pero dejó la primera imagen en la retina de su nueva afición en la segunda.

La jugada que ilusiona a los rojiblancos se produjo en el minuto 54, con el Atlético ya ganando 1-0. El delantero luso recibió el balón en su propio campo, controló, hizo un túnel al uruguayo Mauro Arambarri, aguantó el empuje del marroquí Fayçal Fajr, quebró al defensor Bruno, del que se distanció con un autopase en carrera y que solo pudo empujarle para evitar su avance, cometiendo penalti.

Fueron once toques al esférico para superar a tres adversarios y recorrer 60 metros, desde su propio campo al área rival, que acabaron en un penalti para el Atlético -fallado por el delantero Álvaro Morata, a quien el portero David Soria le adivinó el destino del disparo- y abrieron el tarro de la ilusión rojiblanca.

Una ilusión que va desde el más joven de los aficionados rojiblancos hasta uno de los más ilustres: el nuevo alcalde de Madrid, el popular José Luis Martínez Almeida, abonado del Atlético, quien le ha definido como "el mejor fichaje de la historia del Atlético". "Me recuerda a Futre", añadió el regidor madrileño esta semana en Marca.

Precisamente el astro portugués, uno de los valedores del nuevo 'Menino de Oro' antes de su fichaje por el Atlético, le había retado con un vídeo de su primer partido de rojiblanco en la temporada 1989-90, una carrera de Futre por la banda derecha en la que sortea a dos rivales y marca de disparo cruzado con la izquierda.

"Desafío superado. ¡Increíble Joao Felix en tu primer partido oficial!", señaló Futre un día después del debut de su compatriota con el equipo de sus amores.

El nuevo ídolo rojiblanco es un jugador que, pese a su juventud, sabe enfrentarse a la adversidad. Oriundo de Viseu, localidad ubicada en la región Centro del país luso, entre los siete y los 13 años jugó en la cantera del Oporto, lo que le hacía recorrer 120 kilómetros cada día durante cinco días a la semana para entrenar.

Cuando cumplió 13 años, se abrió la opción de quedarse en Oporto interno para continuar su carrera, pero el jovencísimo jugador portugués no se veía valorado en el club de los 'dragones'.

"Cuando jugué para los equipos juveniles del Oporto no era feliz jugando al fútbol. Ellos no creían en mí todo lo que yo creía, no confiaban en mí sobre el campo, me criticaban por mi estatura. En Oporto perdí la alegría", explicó después en un artículo en la web 'The Players Tribune' publicado el pasado mes de enero.

En Lisboa, en la cantera del Benfica, Joao Félix recuperó "la alegría". "Me llevó tiempo recuperar confianza, me tenía que probar de nuevo. Pero el Benfica juega un estilo bonito, creen en el conjunto, la idea del equipo sobre lo individual", relata el delantero en este testimonio.

Esa misma idea predomina en el Atlético que dirige el argentino Diego Pablo Simeone, que ha tomado a Joao Félix como su próximo proyecto de futuro. "No estoy preocupado con cargarle la mochila, lo trato como un futbolista importante", consideró el entrenador del Atlético antes del partido contra el Getafe, tras el cual elogió el "poderío" de la acción individual de su pupilo.

En solo 64 minutos sobre el césped del Wanda Metropolitano, Joao Félix ya se ha revelado como el nuevo referente del Atlético de Madrid. Toda una temporada por delante en la que los aficionados rojiblancos han puesto sus esperanzas en este espigado y talentoso delantero de 19 años que ilusiona a un club de 116 años de historia y más de 57.000 abonados.

NOTAS RELACIONADAS
PUBLICIDAD
AL INSTANTE
GRÁFICO DEPORTIVO
© 2019 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.