Home > Internacionales

El mismo público, marcador diferente para Tiger Woods

AP | 18 Julio 2019 | 21:04

 Incluso algunos vecinos del campo Royal Portrush se sumaron al entusiasmo de los espectadores, que siempre parece girar en torno de Tiger Woods.

Pero nada sirvió para mitigar sus dolores de espalda ni su pésima ronda inicial en el Abierto Británico.

El campeón del Masters y tres veces ganador del único major que se disputa en territorio europeo firmó el jueves una tarjeta de 78 golpes, siete arriba de par, su peor marcador en una primera ronda en sus participaciones en el Abierto Británico.

Fue también su tercera ronda más pobre en cualquiera de los cuatro grandes torneos del golf.

“Fallé muchos golpes. Todos a la izquierda”, dijo Woods, quien visitó pantalones impermeables negros y un suéter gris durante una jornada lluviosa y con fuertes vientos. “No pegué sólido”.

Woods inició la ronda con los acostumbrados aplausos y gritos antes de su tiro de salida en el primer hoyo. Las muestras de apoyo continuaron incluso después de que el tiro salió a la izquierda. El astro estadounidense logró rescatar un par.

Un niño vestido con un mameluco de tigre no pudo ocultar su sonrisa mientras Woods se enfilaba al segundo hoyo.

Los gritos y aplausos siguieron al ganador de 15 majors durante los siguientes hoyos, en los que Woods mantuvo la compostura, e incluso rescató un par desde la arena en la segunda bandera.

Y entonces llegó el número 4, un largo par 3 en el extremo derecho del campo con dirección a la costa del Atlántico Norte. A la derecha, la pelota está fuera de juego en un terreno privado donde se ubica una vivienda. Unas 50 personas se mantuvieron de pie detrás del cordón amarillo que delimitaba el campo, observando como Woods se acercaba a su bola.

De la casa salió corriendo una mujer con uniforme y delantal, saltando con entusiasmo y con su teléfono listo para tomar algunas fotografías.

Woods respondió con su cuarto par consecutivo, pero fue el último en mucho tiempo.

Con sus habituales problemas de espalda después de cuatro cirugías durante un periodo de tres años, el marcador de Woods comenzó a dispararse. Un bogey en el quinto y un doble bogey en el sexto. Luego, otro bogey.

Acumuló seis golpes adicionales en los siguientes seis hoyos.

“Simplemente no me estoy moviendo tan bien como quisiera. Y, desafortunadamente, tienes que ser capaz de moverte, sobre todo en etas condiciones, para colocar la pelota. No hice eso”, lamentó Woods. “No lo hice en absoluto. Todo fue de izquierda a derecha y no tuve un golpeo sólido”.

Ahora, Woods corre el riesgo de jugar sólo un día más en Irlanda del Norte. Únicamente siete jugadores están detrás de él en la tabla, incluido el favorito Rory McIlroy.

NOTAS RELACIONADAS
PUBLICIDAD
AL INSTANTE
GRÁFICO DEPORTIVO
© 2019 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.