Home > Internacionales

Yates sigue dominando el Giro

Marca | 20 Mayo 2018 | 11:34
Simon Yates conquistó este domingo su tercera victoria de etapa en el Giro de Italia con final en Sappada. El británico atacó a 17 kilómetros de meta para irse en solitario y ganar la jornada y ampliar su liderato en la general después de otro recital. Detrás, Dumoulin logró salvar un día que se le puso cuesta arriba y cedió 41" en meta junto al valiente colombiano Miguel Ángel López, Pozzovivo, Pinot y Carapaz. Froome volvió a perder más de un minuto.
 
Terminó la segunda semana del Giro de Italia, la de Simon Yates. El británico reventó la carrera en este importante tramo de la ronda italiana. Se vistió de líder en el Etna, donde regaló la etapa a su compañero Chaves, y amplió su mandato en Campo Imperatore y luego en Osimo, donde firmó su doblete.
 
El más fuerte de esta edición volvió a demostrar su fortaleza en el primer gran examen que tenía por delante, el Zoncolan, donde le faltaron apenas unos metros para atrapar a Froome. Y, un día después de ese gran esfuerzo, lejos de pagarlo en sus piernas, volvió a deleitar a todos con una nueva demostración de poderío. Y eso que hablamos de un debutante en la 'corsa rosa'...El número que tenía preparado para hoy era aún más impresionante, el más difícil todavía. Un ataque desde muy lejos, a 17 kilómetros, para irse solo y completar una sensacional fuga que desquició a todos sus rivales. La escapada del día, con Ciccone, Denz, Dayer Quintana, Visconti o Cherel, nunca contó con opciones.
 
En el Passo di Sant'Antonio (2ª) la carrera empezó a animarse. Fabio Aru sufría un brutal 'pajarón', se quedó clavado y perdió una minutada en un Giro que a nadie sorprendería que no completara.Delante, Denz se quedaba como una opción de la fuga, pero el alemán apenas contaba con unos segundos de ventaja. El Sunweb se ponía a tirar en las primeras rampas del Costalissoio (2ª) y, casi a las primeras de cambio, Froome se descolgaba confirmando que lo del Zoncolan fue un momento de inspiración, una estrella fugaz. Una exhibición de un día para los que dudaban y dudan de él en un puerto mítico que ya tiene inscrito su nombre.
 
Pero este domingo volvió a ser el Froome de la primera semana, sin fuerzas y con una gran ansiedad al no encontrar sus mejores piernas. Esto sirvió para que los favoritos empezaran a descorchar el champán, pero el que lo celebró de verdad fue Simon Yates, que, a 17 de meta, y de forma totalmente sorpresiva, atacó a todos ellos para irse en solitario. Fue su primer aviso, porque poco después fue neutralizado por Dumoulin, Pinot, Pozzovivo, Miguel Ángel López y el ecuatoriano Carapaz.Pero el del Mitchelton no quería que todo quedara en una anécdota. Sabe que necesita más tiempo del que pueda conseguir con unas bonificaciones o en unos últimos metros de etapa, y volvió al ataque. Esta vez, definitivo. Ninguno pudo seguir su rueda. Se fue como un cohete hacia arriba, coronó el puerto y se lanzó a tumba abierta en el descenso. Su diferencia crecía como la espuma, poco a poco, pero a buen ritmo, sin descanso. Detrás, Dumoulin intentaba poner algo de orden en un un grupo con mucho intereses.
 
Con Froome fuera de combate, el holandés se dio cuenta de que tenía que dejar de especular con la contrarreloj y ponerse a tirar si no quería perder el Giro. Pero pecó de generoso y se descolgó en la última subida del día. Entonces, la guerra fue otra: la de Pozzovivo con Pinot, con López y Carapaz de espectadores.No se ponían de acuerdo y cometieron un error clamoroso: ni cazaron a Yates ni anularon a un Dumoulin muy tocado. Todo eran arreones sin sentido. Acelerones seguidos de parones, lo que se convirtió en música para los oídos de Simon Yates y de Tom Dumoulin.
 
El británico ganó la etapa y mantuvo la ventaja de más de 40 segundos con lo que llegó a meta, y el holandés logró conectar de nuevo con ellos en el último kilómetro para salvar un día que podía haber sido infinitamente peor. Este error de los Pinot, Pozzovivo, Carapaz y López lo pagarán muy caro el martes en la contrarreloj de Rovereto (34,2 kilómetros), donde Dumoulin dará su golpe de autoridad y Simon Yates sabrá con qué tiempo contará de cara a la montaña de los últimos días. ¡Señores y señoras, hay Giro!.
NOTAS RELACIONADAS
PUBLICIDAD
AL INSTANTE
GRÁFICO DEPORTIVO
© 2018 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.