Home > Internacionales

Poettoz le cumple 2 de 3 promesas a Colombia en Pyeongchang

AP | 18 Febrero 2018 | 11:40

 Michael Poettoz llegó a los Juegos Olímpicos de Invierno decidido a representar orgullosamente a Colombia, el país donde nació y en el que fue adoptado por una pareja francesa, cuando tenía apenas 21 meses de edad.

Esa promesa quedó cumplida, lo mismo que la de mejorar notablemente en su español, lengua que Poettoz apenas comenzó a hablar el año pasado.

“Sí, creo que he mejorado poco”, dijo Poettoz con un marcado acento francés pero sin incorrección gramatical alguna.

El otro objetivo de este joven de 19 años era conseguir un papel destacado, concluyendo los dos recorridos del eslalon gigante y ubicándose quizás entre los primeros 50 de la tabla.

Y esa misión sí quedó pendiente.

“Quiero tener una buena rueda, la segunda”, dijo Poettoz en la zona mixta, luego de cumplir con su primera bajada, en la que consiguió un tiempo de un minuto y 21,41 segundos, que lo ubicó provisionalmente en el 73er puesto entre 110 participantes. “La nieve sí está un poco difícil”.

En el segundo recorrido, Poettoz erró tras pasar una bandera. Se siguió de largo, perdió el equilibrio y cayó con los pies por delante. No sufrió mayores problemas físicos, pero su prueba concluyó ahí, con el 73er puesto y en un grupo de 10 esquiadores que no completaron la segunda manga, incluido el chileno Kai Horowitz, también por caída.

Treinta y cinco competidores en total sufrieron percances en el primero o segundo recorrido por la pista del Centro Alpino de Yongpyong, donde subieron al podio el austríaco Marcel Hirscher con el oro, el noruego Henrik Kristoffersen con la plata y el francés Alexis Pinturault con el bronce.

No fue posible ya entrevistar a Poettoz tras su segundo recorrido, debido a la caída.

Poettoz nació en Cali, hijo de una adolescente colombiana, quien le puso por nombre Miguel Ángel. Fue cedido en adopción, y llegó así a la familia que habían formado los franceses Michel y Cecile, residentes cerca de Les Carroz d’Arraches.

Casi imposible eludir la actividad del esquí para un niño que crece en esa estación turística de la Alta Saboya, con los Alpes como escenario.

“Muy común esquiar allá. A mí me interesaba ver las competencias y mi papá me enseñó, luego tomé clases”, contó Poettoz.

¿Por qué ser el único representante colombiano en el esquí alpino de Pyeongchang?

“Porque quería estar en unos Juegos Olímpicos. Y porque me siento colombiano orgulloso”, respondió. “Quiero que se conozca el esquí en Colombia, y hacer que otros se interesen por esto. Por eso quiero hacer una buena prueba”.

Una nueva oportunidad de conseguirlo llegará el jueves, en el eslalon.

NOTAS RELACIONADAS
PUBLICIDAD
AL INSTANTE
GRÁFICO DEPORTIVO
© 2018 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.