Home > Futbol Internacional

Real Madrid sigue en crisis

Record | 13 Enero 2018 | 11:43

 

El Real Madrid volvió a perder en Liga después de ofrecer una mala imagen ante el Villarreal y perdió 0-1 en el Estadio Santiago Bernabéu con una gran actuación del portero Sergio Asenjo y con un tanto de Pablo Fornals.
 
El técnico Javi Calleja intentó controlar el partido a base de posesión y con un sistema defensivo muy concentrado para no dejar huecos a los jugadores del Real Madrid. Esa propuesta, en los primeros veinte minutos, funcionó a la perfección y su rival se atascó una y otra vez a la hora de generar juego y ocasiones.
 
Por lo menos, el Real Madrid no las recibió. Salvo algún acercamiento que pudo costar algún susto como uno del colombiano Carlos Bacca, el Villarreal fue muy inocente en ataque. Defendía bien, por momentos controlaba el duelo, pero arriba no mostró nada.
 
Entonces, un disparo de Marcelo lejano que salvó Asenjo espoleó a un equipo dormido. El tiro del lateral brasileño, de nuevo algo fallón y otra vez poco desequilibrante, por lo menos empujó a sus compañeros hacia arriba y, por dignidad, el Real Madrid comenzó a acumular ocasiones.
 
Pero todo lo que hace no mucho tiempo entraba en las porterías rivales, ahora no. En esta ocasión, parte de culpa la tuvo Asenjo, que cuajó un excelente partido con varias intervenciones de mérito. Acumuló unas cuantas. La segunda, tras la opción de Marcelo, llegó en el minuto 23, cuando despejó al larguero una falta lanzada por Cristiano Ronaldo.
 
Calleja movió el banquillo y sacó al campo al ruso Denis Cheryshev por Dani Raba con la idea de imprimir algo más de velocidad al Villarreal, que dejó de esconderse atrás y el partido se convirtió en un correcalles en el que ningún equipo parecía tener el control absoluto.
 
El mismo Chreyshev disfrutó nada más saltar al césped de una ocasión clara que falló dentro del área de Keylor Navas. Respondió Toni Kroos con una volea que, como no, detuvo Asenjo. Era el día del portero del Villarreal y los jugadores del Real Madrid iban a tener que emplearse a fondo para batirle.
 
Con una sutil vaselina, batió al portero costarricense y el Real Madrid tocó fondo. El 0-1 deja muy tocado a un equipo irreconocible. Los jugadores que antes lo eran todo, ahora son fantasmas de lo que fueron. Zidane tiene mucho trabajo por delante. En un mes, espera el París Saint Germain. Si sigue así, el equipo de Emery se puede poner las botas.
NOTAS RELACIONADAS
PUBLICIDAD
AL INSTANTE
GRÁFICO DEPORTIVO
© 2018 Todos los derechos reservados de Grupo Plano Informativo. Prohibida la reproduccion total o parcial , incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.