Futbol Internacional
Independiente-Flamengo, reencuentro de gigantes en final
Dos históricos del futbol sudamericano se miden con un título de por medio
AP 05 Diciembre 2017

 Mucha historia, una pizca de revancha y la ambición de volver a ser se mezclan en el duelo que protagonizarán Independiente y Flamengo el miércoles en el primer round de la final de la Copa Sudamericana.

Considerados dos de los clubes más populares del continente, se reencontrarán en una final internacional después de 22 años. En aquella ocasión, el Rojo ganó la Supercopa.

En este tiempo, Independiente —dueño del récord de siete Copa Libertadores, que le valen el apodo de “Rey de Copas”— saboreó la gloria con el trofeo de la Sudamericana 2010, pero tres años después mordió el polvo cuando descendió a la segunda categoría por primera vez en su historia.

Pasado el mal trago y de regreso a la primera categoría, se propuso recuperar su rol protagónico a escala internacional. Lo logró con el entrenador menos pensado. Formado en el hockey sobre césped antes de dedicarse al fútbol, Ariel Holan llegó sin mucho cartel pero se metió a los hinchas en el bolsillo cuando le inculcó a sus jugadores que al salir al campo de juego debían saludar a los hinchas con el mismo movimiento de brazos levantados que el Independiente ganador de la década de 1980.

“Estamos muy contentos de haber llegado a esta instancia, pero ahora es cuando más tranquilos tenemos que estar y más conceptualizados sobre qué hacer en la cancha”, dijo Holan en rueda de prensa. “Independiente es tan grande que todo lo bueno es tan grande como Independiente como lo malo. Es un momento para disfrutar y estar tranquilos”.

El defensor hispano-venezolano Fernando Amorebieta y el uruguayo Gastón Silva disputan un lugar en la zaga central, al igual que Juan Manuel Sánchez Miño o Nicolás Domingo en el mediocampo. Para acompañar a Ezequiel Barco, en la mira del Atlanta United de la MLS, y al goleador Emanuel Gigliotti, Martín Benítez o Leandro Fernández.

Flamengo, con menos palmarés internacional de su rival —ganó la Libertadores en 1981— vuelve a disputar una final continental después de 16 años. No podrá contar con el delantero peruano Paolo Guerrero, quien está suspendido provisionalmente por un caso de dopaje en el partido de su selección ante Argentina por las eliminatorias sudamericanas.

“La Copa Sudamericana es un objetivo que queremos alcanzar y no tengo dudas de que el título se va a quedar en Brasil”, dijo el técnico colombiano Reinaldo Rueda. “Este equipo demostró que tiene mucho coraje y eso se notó en los momentos decisivos”.

La revancha se jugará en Río de Janeiro el miércoles 13 de diciembre en Río de Janeiro. La serie se definirá por tiro desde punto de penal si termina igualada en goles ya que los tantos de visitante no se computan doble.