Internacionales
Bridgewater dejó atrás los obstáculos mentales
El quarterback está cerca de volver a los terrenos de juego, tras casi dos años sin acción
ESPN 10 Noviembre 2017

Teddy Bridgewater está determinado a dejar en la banca cualquier trepidación cuando llegue su primera jugada a más de un año alejado del juego.
 
El mariscal de campo de los Minnesota Vikings dijo nunca haber dudado de que un día retomaría su carrera después de dislocarse la rodilla izquierda y rompiéndose múltiples ligamentos antes del inicio de la campaña del 2016. Después de 14 meses de una intensa rehabilitación física y el entrenamiento para su regreso, los obstáculos mentales de volver a un juego donde es susceptible a lesionarse no son problema para el quarterback.
 
"Honestamente creo que los he superado", dijo Bridgewater. "Pienso que soy mentalmente fuerte y los tipos en este vestidor ayudaron a reafirmar eso".
 
Como parte de su viaje a futuro, Bridgewater se ha tomado tiempo para reflexionar sobre las batallas que enfrentó en su recuperación. Lo hace al recordar los momentos en que necesitaba asistencia para tareas cotidianas como ponerse los pantalones o caminar por sí mismo. Aunque alguna reflexión más profunda ha de llegar una vez que progrese más, el quarterback no ha dejado que mirar al punto en el campo donde cayó durante la práctica le quite su enfoque.
 
"Una vez que salgo allá, no tengo arrepentimientos, no tengo dudas, sólo estoy allá viviendo mi sueño, siguiendo viviendo mi sueño", explicó. "No le presto atención al lugar. No le presto atención al engaño de carrera que hice ese día. Sólo doy mi todo. Si es parte del plan de Dios, estoy dentro".
 
Este domingo, Bridgewater fungirá como suplente a Case Keenum frente a los Washington Redskins. La última vez que Bridgewater llegó a un partido sin ser titular fue durante su campaña de novato en el 2014. Aunque la discusión de Bridgewater recuperando su rol como titular crecerá en las semanas que vienen, el quarterback dijo no estar enfocado en el cambio ahora.
 
"Case inicia esta semana", dijo. "Los tipos van a respaldarlo. Yo voy a respaldarlo, seguir siendo ese segundo par de ojos para él desde la banca y seguirle motivando y apoyando".
 
Pero si Bridgewater tiene que ingresar por Keenum en FedEx Field, el quarterback tiene confianza en su habilidad para desempeñarse y evadir la presión.
 
"Tengo una tonelada de confianza", dijo. "A lo largo de todo este proceso hicimos ejercicios y and simulado diferentes movimientos que me preparan para situaciones de juego. No es el juego real, pero tuvimos gran trabajo a lo largo de todo el proceso".
 
Cuando Bridgewater no estaba practicando, el empleo de realidad virtual le ayudó a mantenerse al día con lo que Keenum, Sam Bradford y Kyle Sloter estaban haciendo en la práctica.
 
"Robando repeticiones", le llamó, otro modo en que el quarterback fue capaz de asir los conceptos de la ofensiva de Pat Shurmur sin haber jugado un partido en ella.
 
Bridgewater fue una presencia constante en el vestidor y reuniones posicionales incluso cuando estaba en la lista de reservas lesionados y de imposibilitados para practicar por problemas físicos. Elegir realizar su rehabilitación en Minnesota fue una decisión sencilla porque le permitió estar cerca de sus compañeros y mantener su rol de liderazgo en el vestidor cuando no era capaz de saltar al campo de prácticas.
 
"Siempre es duro cuando los tipos van a trabajar y tú vas en la dirección opuesta", reconoció el quarterback. "Es como cuando todos los chicos van a la clase de educación física y tú estás castigado o algo así.
 
"Es difícil ser un competidor y saber cuánto significan estos chicos para mí que no pudiera estar allá afuera con ellos. No me gustaba el hecho de que no podía estar allá, pero no podía hacer otra cosa que agachar la cabeza y seguir trabajando para que eventualmente llegara el día en que iba a estar con ellos allá afuera".