Nacionales
Orlando Méndez quiere ser campeón en su primer año con Soles
Como jugador de grandes retos.
Notimex 18 Octubre 2017

 

 Como jugador de grandes retos, el base Orlando Méndez quiere ser campeón en su primer año con Soles de Mexicali en la temporada 2017-2018 de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP).
 
“La afición es una de las mejores y quiero conseguir un campeonato en un año que es más complicado, en un año que es un equipo nuevo para mí, que va a ser más difícil para todos porque no nos conocemos a la perfección, y si lo hago esta temporada, tendré una mayor satisfacción”, expresó.
 
Soles y Méndez inician este viernes la campaña con visita a Libertadores de Querétaro, uno de los dos conjuntos nuevos en la LNBP, siendo el otro Capitanes de la Ciudad de México.
 
La llegada de Méndez, de 31 años de edad, a Soles significó la contratación “bomba” del equipo, el cual se potencia aún más en su nivel competitivo y se mantiene como uno de los grandes para contender por el título.
 
“Llegar a Soles fue una decisión muy difícil. Nadie tenía mis derechos en esta liga, como Jalapa ya no existe, y me fui a Europa por un año y al regresar sabía el valor que tiene mi carta y, entonces, fue una decisión que tomé entre Monterrey y Mexicali”, compartió el movedor del balón.
 
Le ayudó a inclinarse por Mexicali una llamada telefónica que recibió del español Iván Déniz, entrenador de Soles, quien le explicó sus requerimientos y que lo necesitaba en su equipo.
 
“Eso fue la diferencia de firmar con Soles y no con Monterrey, porque el entrenador me llamó y eso me demostró mucho como jugador y persona. Como entrenador y gerente me llama, siento el respeto y el amor de que aquí sí me quieren”, expresó.
 
El base se ha convertido en un artífice en cada equipo que juega, entre ellos el de la Selección Mexicana, con una movilidad vertiginosa y serpenteante para superar contrarios para llegar al aro y muy efectivo en su tiros.
 
“Yo no nací para físicamente ser de dos metros, pero siempre he tenido mi corazón para luchar en mi vida y mentalmente soy fuerte, y con eso puedo lograr muchas cosas en la vida”, compartió Méndez.
 
Abundó que “en la duela me gusta competir, me encanta cuando otro jugador me pega o me habla mal, y es en ese momento cuando me sale mi mayor pasión y sé que amo lo que hago y lo puedo hacer con calma, no me pongo loco, pero sé, en mi corazón, que voy a demostrar que puedo luchar y ser mejor”.
 
Con su 1.83 metros de estatura no se resigna, se pone a observar a uno y otro de los grandes jugadores, quienes hacen una acción y otra. “y les ‘robo’ lo que les quiero ‘robar’, como fintas y más movimientos. Sólo pongo atención en sus detalles y luego los hago míos”.