San Luis Potosi
El gran ganador del TRI: El comercio
Playeras, bigotes, sombreros, sin olvidar la reventa
Selen Terán 06 Octubre 2017

Enorme fiesta vive el estadio Alfonso Lastras Ramírez con el partido de la Selección Mexicana contra Trinidad y Tobago,   y el comercio lo sabe perfectamente no se dejó un solo espacio desperdiciado para vender lo que fuera, solo basta que tuviera verde, blanco y rojo, y que mejor que el boleto del ansiado partido.
 
Pese a la vigilancia que se dispuso en las inmediaciones del estadio fue posible el negocio para los revendedores, quienes aprovechando la oscuridad de las calles cercanas se acercaban a los grupos para ofertar los boletos que ya no iba a conseguir "ni de broma",  pedían discreción y rapidez al futuro  comprador o bien si no les interesaba, sigilosos buscaban al siguiente posible cliente,  los precios hasta que vieran el interés real.
 
En las mismas inmediaciones cualquier espacio fue útil para estacionamiento,  50 y 60 pesos la oferta, en lugares lejanos ya cercanos a avenida Industrias el precio mejoraba, "solo me queda uno, te lo dejo en 70", ya el partido había comenzado hacia unos minutos. 
 
El ya conocido chiflido ponía en alerta al conductor que desesperado buscaba lugar,  ya el precio era lo de menos.
 
De diez hasta mil pesos los souvenir ofertados, el bigote 10 pesos, playeras para los más niños 70 pesos, playeras con el nombre de cualquiera de la alineación 220 pesos, el sombrero tradicional 100 pesos, y así con los diferentes artículos que prefiriera el aficionado, el punto era dejar constatado que se asistió al partido del Tri rumbo a Rusia 2018.