Especiales
Supertiebreak: Tenis desde París
NAUFRAGA ROLAND GARROS. CONTRA CLIMA, MOVILIZACIONES Y SERENA, LA BATALLA FINAL. SAMANTHA Y KIKI, ENORMES.
Oscar Rodríguez Gómez 03 Junio 2016

“Para que nos odien más”, parafrasearía Serena Williams a nuestro mogul TVfutbolero ante su letal avance por la más desastrosa versión de Roland Garros en lo que va del siglo. También con intermitencias, pero ni de lejos comparadas con las que destruyeron el cuadro top ten del Grand Slam de París, Dios será muy grande si el trono del Internationaux cambia de propietaria. Día con día, mientras una a una (excepto la mestiza Muguruza), iban y venían según el antojo de la lluvia con las consecuencias que en Aga Radwanska la llevaron a su perdición, la de Michigan se dio vuelo en su magisterio y ha mostrado que la resistencia a la inclemencia es su fuerte. Pero aún quedan la veterana Samantha Stosur y la nueva superestrella, la holandesa Kiki Bertens, en el contrapeso.

 

Desde el martes la movilización laboral paraliza París un día sí y otro también y ya se extiende hasta Marsella, donde ni navegar se puede. En la Ciudad Luz, los sindicalistas, incluso de "uniforme" hicieron bloqueos escalonados, estación por estación, de diez en diez minutos, en todo el sistema de transporte rápido parisino.

O desaparece la Ley que incluye despidos sin indemnización, lo que implica la deposición de Manuel Valls, primer ministro, o tan pronto pare de llover arderá Francia. De pilón, en dobles femenil cayó la pareja uno del mundo,Hingins/Mirza , ante las checas Krejcikova/Siniakova, quienes van por la semifinal contra las rusas Makarova y Vesnina. Por fortuna, y en otra jugarreta cuántica más, en dobles mixtos la semi será entre la guru Martina y su gigantesco indostánico Leander Paes, contra la paisana de este último y partner de la suiza, Sania Mirza, quien se sostiene en el croata Ivan Dodig. Final de mixtos entre hermanas cerebrales.

 

SUPREMACIA FÍSICA Y CORDEROS SACRIFICABLES

 

Para el primer día (miércoles) de junio, las cabezas de los diarios españoles rezaban “Una bestia inmune a la humedad” y el lead decía “Serena Williams logró una contundente victoria ante Elina Svitolina en los octavos de final de Roland Garros, sometiendo a la joven ucraniana con un tenis inabordable. 61 y 61 fue el resultado final de un encuentro que catapulta a la estadounidense a la antepenúltima ronda, donde se verá las caras con la ganadora del duelo entre Carla Suárez y Yulia Putintseva”. Cayó la española y este jueves Serena se impuso a Yulia por 57, 64 y 61, tras dos horas de un partido bastante irregular.

 

En el primer parcial, la estadounidense fue un concierto de errores no forzados (24 contra solo dos de Putintseva) y entregó su primer set en el torneo parisino.Luego levantó y llegó a mandar por 4-1 en el segundo. Pero su tendencia a subir a la red y apurar los drop shots permitieron que Putintseva le igualara en 4-4.Más aún: la kazaja llegó a tener dos oportunidades para ponerse 5-4 y servir para partido.Pero con su fe (o como se llame), Serena pudo sacar el game adelante y lo celebró con los brazos al cielo como si hubiera ganado el encuentro. Y ya no perdonó: quiebre para forzar un tercer set y parcial final de 61.

 

En semifinales, Williams espera ahora por una de las revelaciones de la temporada, Kiki Bertens, la de los Países Bajos, que había empezado el año fuera del Top 100 y a fuerza de grandes victorias se irá de París con el mejor ranking de su carrera (había sido 41 en 2013).La holandesa doblegó el miércoles por 76 (4) y 63 a Madison Keys (17) para sumar 11 victorias consecutivas, dado que en el certamen anterior había ganado el título de Nuremberg partiendo desde la qualy.

 

KIKI BERTENS, GENUINA. STOSUR, EN SU PUNTO.

 

A sus 24 años, Kiki Bertens ha logrado convertir en resultados el tremendo potencial que atesora. Logró buenas actuaciones durante 2014 y 2015, pero ha sido esta temporada donde se ha visto cómo su juego adquiría un nivel superior. Su hazaña en la Fed Cup siendo la gran líder del equipo holandés que ganó a Rusia en Moscú, fue la antesala de lo que vendría después.

 

Bertens cuenta con todos los requisitos para hacer historia en el tenis actual: espigada, de gran fibra, con golpes potentes tanto de derecha como de revés, un saque espectacular, buena movilidad y capacidad para variar efectos, sobre todo con el de revés. No se precipita en la búsqueda del golpe ganador, sino que tiene paciencia. Una paciencia capaz de desbordar a jugadoras como Angelique Kerber, Camila Giorgi, Daria Kasatkina y, en esta ocasión, Timea Bacsinszky (8) quien venía de echar de París a Venus Williams. La suiza cayó ante la holandesa por 75 y 62y ahora Kiki se medirá en la semifinal con Serena Williams sin nada que perder y TODO que ganar.

 

En la llave inferior, Garbiñe Muguruza (4), en cuartos de final en París por tercer año seguido, pudo doblegar a la estadounidense Shelby Rogers (108) por 75 y 63 en una hora y 20 minutos, después de remontar un 1-3 en el arranque del juego. De esta manera, la nacida en Caracas se metió en semifinales por primera vez en este certamen.

 

Por otro lado, la búlgara TsvetanaPironkova (102), vencedora inesperada de Radwanska, número dos del mundo y reina vigente de WTA, esta vez cayó: fue victoria por 64 y 76 (6) de la veterana reina de Australia Samantha Stosur (24), finalista en París en 2010 y quien ya venía de despedir a Simona Halep (6) por 76 y 63. Muchos la daban por muerta, la consideraban una jugadora de vuelta que se aferraba desesperadamente a la remota posibilidad de reencontrarse con sus mejores tiempos, pero Samantha siempre confió en sí misma, se ha ido reinventando, trabajando duro para volver a brillar en un gran torneo.

 

En cancha, dos tenistas de las que no se esperaba que estuvieran en cuartos de final. Ambas parecieron beneficiadas por haberse disputado sus sendos encuentros de octavos bajo la lluvia; tuvieron gran habilidad para sobreponerse a esta adversidad y dieron la sorpresa ante Halep y Radwanska. Samantha llegó con la presión de tener que ganar sí o sí, al ser la gran favorita en este encuentro, pero Pironkovajugó con gran habilidad, tomando la iniciativa siempre que pudo y variando efectos y velocidades. La veterana parecía ella, ante una Stosur que corría demasiado detrás de la pelota, y no era capaz de imponer su servicio.

 

La diferencia entre ambas fue el aprovechamiento de las bolas de break, al lograr la australiana tres rupturas en las tres oportunidades que tuvo para ello, mientras que la búlgara desperdició seis pelotas de break, atrapándose totalmente en sus nervios que le hicieron pararse de piernas y precipitarse. Stosur mostró estar en su punto y pudo cerrar el partido en dos mangas de 64 y 76 (6). Ahora va a darle una lección a la Muguruza en la semifinal.