Domingo 23 de Noviembre de 2014 / / San Luis Potosí
Siguenos
Sofía Álvarez, la de los cuentos del Canal 11

A veces, en la fila del supermercado, algunos niños la reconocen. Mira, mira —le dicen a sus padres— ella es Sofía Álvarez, la de los cuentos de Canal 11.
El Universal | 03/08/2010 |

A veces, en la fila del supermercado, algunos niños la reconocen. Mira, mira —le dicen a sus padres— ella es Sofía Álvarez, la de los cuentos de Canal 11. Ella comenta esta anécdota con un cierto humor ácido ya que el hecho de que los niños la reconozcan es un premio a su esfuerzo pero la respuesta de los padres es un pequeño golpe a su vanidad. “Sí, sí —dicen los papás— yo sé que ella es Sofía, yo también la veía cuando era niño”.

En efecto, esta mujer le ha contado historias a los niños mexicanos durante 30 años. Esto demuestra que los cuentos no pasan de moda, que para escuchar un cuento no hay edad: chicos y grandes pueden ser amantes de ellos y más si la persona que los narra lo hace con imaginación, vitalidad, fantasía, y pasión; como en el programa “Cuenta con Sofía”.

El próximo 8 de agosto iniciará precisamente la tercera temporada transmitida por Canal 11. Es una nueva etapa en la que se verán nuevas aventuras de piratas, princesas, príncipes y monstruos. Cabe destacar que aunque los cuentos ocurran en China o Grecia, Sofía diseña a lo largo del episodio cuentos cien por ciento mexicanos.

La cuentacuentos utiliza un espacio vacío, pero ella logra que los niños afloren la imaginación. Las historias tienen la particularidad de dirigirse hacia el público infantil, creando una complicidad con los padres de familia que también lo ven.

Además, “Cuenta con Sofía” es dirigido por Fernando Bonilla (hijo de Sofía y Héctor Bonilla) aunque ella jamás imaginó que sería su jefe y que le daría órdenes para sacar adelante el programa.
- Sofía, ¿Cómo es trabajar con tu hijo?
He trabajado mucho con mi familia (esposo e hijos). No es la primera vez que mi hijo me dirige. Es una lección de vida que no todo el mundo tiene; yo puedo aproximarme de esa manera con mi hijo. Aquí yo veo el fruto de sus estudios. Confieso que soy un soldado y en lo que me diga le hago caso, hablando de trabajo. Es una fortuna que no a todos les pasa, nos ponemos en el canal de trabajo, dentro del foro la pasamos bien. El trato es muy amable. Sucede que nos conocemos tanto que somos muy cuidadosos a la hora de pedirnos cosas en el trabajo.

- ¿Los niños del siglo XXI son menos imaginativos que los del XX?
Los medios como el internet son diferentes pero los niños siempre tendrán esa capacidad y libertad para imaginar que los adultos no tenemos.

- ¿Qué se siente haberle contado historias a varias generaciones?
Es una gran ventaja que los papás me conocen y eso me pone en contacto también con sus hijos; eso es ya una referencia... no digo que sea una recomendación, ja, ja. Pero les aseguro que yo los dejé bien cuando eran niños, lo demás ya no es culpa mía. Es cierto que no es lo mismo los tres mosqueteros que 20 años después... aunque en mi caso debo decir, 30 años después.

Un buen equipo
Sofía esta agradecida con todo su equipo, pero a quien le hace una mención honorífica es Luis Alberto Rentería García. Él es quien la transforma en todos los personajes de los cuentos en cada capítulo.

El agradecimiento es extensivo hacia todo Canal 11, televisora que le dio la oportunidad de hacer lo que más ama en su vida y que ha visto crecer a Sofía profesional.

- ¿Qué piensas de Canal 11 y de todos los cambios que ha tenido?
Ha evolucionado, aquí ves y escuchas realmente cómo son los mexicanos, estamos en la punta para modificar los parámetros de la tele mexicana. Los mexicanos nos podemos identificar con el canal porque hay una propuesta inteligente en cuanto a cine, yo nunca había visto que hubiese un espacio dedicado para niños o para cine.

- ¿Cuáles serían tres razones para ver “Cuenta con Sofía”?
La van a pasar bien. Los que son grandes en algún momento recordarán alguna etapa de su vida. Es un programa verdadero y franco. Recuerden que la verdad siempre te hacer pasar un buen momento siendo joven o no tan joven.

 

 

 

-PUBLICIDAD-