Miércoles 17 de Septiembre de 2014 / / San Luis Potosí
Siguenos
Especies en peligro de extinción.

Mayra Tristán Plano Informativo | 10/03/2010 |

El crecimiento poblacional es una de las causas que han llevado a la desaparición de plantas y animales; con el cambio en el entrono inducido por el humano, se reduce el hábitat de otras especies, además de que el alimento de los animales se agota y por ello se ven obligados a migrar, y muchos mueren en la búsqueda de un nuevo hogar.

La construcción de vías de comunicación como el ferrocarril y posteriormente las carreteras, llevaron a la devastación de los ecosistemas potosinos; árboles como el mezquite fueron talados numerosamente para la construcción de las vías, y no solamente se acrecentó lo árido del territorio, sino que desapareció el refugio de los animales.

Otra de las amenazas, específicamente hacia los animales, es la cacería; el autor de “La Fauna Potosina”, Josep Vilet Compeán, sitúa los inicios de la cacería después de la Independencia de México, periodo después del cual las personas obtuvieron más acceso a las armas.

Comenta que una vez que las personas tuvieron acceso a las armas, algunos practicaban su puntería disparando a los animales, otros más lo hacían para demostrar habilidad frente a sus amigos, y ciertas personas lo hacían por necesidad, pues no tenían otra cosa qué comer mas que lo que encontraban en el camino.


ANIMALES AMENAZADOS

Algunos de los animales que solían habitar en San Luis Potosí y que actualmente se encuentran extintos en el territorio potosino son:

  • Mono araña
  • Lobo
  • Berrendo
  • Bura
  • Oso
  • Tucán
  • Guacamaya
  • Carpintero imperial


También hay otros animales que se encuentran en peligro y por lo tanto son protegidos, entre ellos la garza gris; la gallineta pecho amarillo; el ralon o razcón real; el pato altiplanero; el colibrí vibrador; el loro tamaulipeco; la calandria en 3 especies: Palemra, Deagua y Tunera; el chinito; el bagre del Pánuco; y la tortuga jicotera.

Los citados, son animales que ya son clasificados como “protegidos”, sin embargo hay otros más que ya se encuentran en peligro de extinción y por lo tanto, se considera que debieran tomar el mismo estatus, tales como:

-Jaguar
-Tigrillo
-Ocelote
-Venado Miquihuanense
-Venado Temazate
-Perrito de las praderas
-Águila Real
-Halcón Peregrino
-Cotorra cabeza amarilla
-Pez ciego de las cavernas
-Cocodrilo de río o Lagarto amarillo
-Caimán
-Peje lagarto

Si usted o algún conocido tiene alguno de estos animales en el hogar, lo recomendable es que lo ponga a disposición de la Secretaría de Ecología y Gestión Ambiental o la Procuraduría Federal de Protección a los Animales para que ellos le realicen una evolución y valoren si puede dejarse en libertad o si es más seguro enviarlo a un zoológico, ya que el 70% de los animales que se encuentran en cautiverio y que son liberados, fallecen.

Lo anterior porque, a pesar de que los animales sobreviven en un ambiente gracias a sus instintos, es claro que no pueden valerse por sí mismos, ya que no saben cazar o cómo encontrar alimentos; el titular de la SEGAM, Manuel Barrera Guillén apunta que también se debe considerar que muchos de estos animales son afectados con drogas o medicamentos ya sea para que estén tranquilos o para que canten, “y cuando lo liberan el animal ya está enfermo, entonces no tiene muchas posibilidades de vivir”.

PLANTAS EN PELIGRO
En el caso de las plantas, San Luis Potosí, conocido como el estado de las tunas, tiene varias cactáceas amenazadas y que se considera, requieren protección especial, tal como el peyote cimarrón, la palma serrucho, la biznaga-partida olorosa, la biznaga burra, la biznaga-Escobar de espinas gruesas, la biznaga de lima, el botón de Mezcal, la biznaga peyotito, y la piedra viva o planta piedra.

Estas plantas, en especial el peyote, se encuentran protegidos en el Altiplano en la región Wirikuta; donde se permite a los indígenas de la zona cortar cierto número de ejemplares para los rituales propios de sus costumbres. Especimenes como las biznagas pueden encontrarse en la venta ilegal hasta en 30 pesos, lo cual el titular de la SEGAM considera irrisorio considerando que algunas de estas cactáceas requieren de hasta 200 años para llegar al tamaño adulto.

Es este mismo periodo de crecimiento el que ha llevado al agotamiento de dicha vegetación, pues mientras pueden ser cortadas en unos minutos para ponerlas a la venta, les toma cientos de años llegar a su etapa adulta y requieren otros años más para reproducirse; además, se requieren muchos recursos y tiempo para lograr el desarrollo y reproducción en ambientes controlados.

ACCIONES PARA LA PROTECCIÓN
Una de las acciones que se impulsan institucionalmente, para coadyuvar a la protección de las especies animales y vegetales que se encuentran en peligro, es la creación de una sola coordinación para las áreas naturales protegidas de los municipios, estados y la federación; con ello se tendría la posibilidad de unir recursos y encaminarlos a las mismas acciones; también se tendría un manejo adecuado de instrucción educativa para quienes deseen estar más informados del tema y realizar estudios al respecto.

Esto incluye a los pobladores de las áreas en las que habitan especies en peligro de extinción, ya que algunos animales están desapareciendo no por la cacería en sí, sino porque las personas los ven como una amenaza para ellos o su patrimonio, al considerar que ejemplares como el jaguar, pueden comerse al ganado.

También se cuenta con un programa de concientización en la zona de Charco Cercado, donde desde hace poco más de 50 años se comercializan plantas y animales ilegalmente; con este programa se pretende evitar la compra de especies en peligro de extinción, destacando que además de poner en riesgo a una especie, se hace una compra inútil pues muchas de las plantas y los animales no sobreviven fuera de su ambiente natural.

A nivel particular también han surgido algunos esfuerzos para proteger a diferentes especies animales y vegetales amenazadas, como los criaderos intensivos, sin embargo se han cerrado debido a que las personas que los manejan no logran obtener los beneficios esperados ni los recursos para su funcionamiento.

-PUBLICIDAD-