La noticia antes que nadie
10 años sin Flores Escamilla

Han pasado 10 años y el clima de inseguridad no ha mejorado en la capital potosina

Christian García | Plano Informativo | | 14/09/2017 | 00:57

La historia narra que alrededor de las 15:00 horas, el jefe policiaco recibió una llamada telefónica que lo obligó a detener su camino y estacionar su camioneta. Con él viajaban su esposa y uno de sus hijos, de 11 años.

Justo en la esquina de las calles Alejandrina y Rutilo Torres tomó el celular para contestar, pero antes de descender de su vehículo fue sorprendido por varios individuos armados que abrieron fuego en su contra, dando en el blanco en cuatro ocasiones. Sus familiares resultaron ilesos, los pistoleros habían cumplido su misión.

“Jaime Flores Escamilla fue asesinado por un grupo de seis hombres que portaba fusiles de asalto AR-15 en el fraccionamiento Valle Dorado de la capital”, fueron las palabras del entonces subprocurador de Averiguaciones Previas de la procuraduría local, Héctor Vega Robles, quien daba el anuncio a la sociedad potosina. La figura encargada de la seguridad del estado había muerto a manos de la delincuencia.

El atentado, inusual para aquel entonces en San Luis Potosí, provocó una fuerte y casi histórica movilización de elementos de la Policía Ministerial de Estado, de la Dirección General de Seguridad Pública, el Ejército y la Agencia Federal de Investigación.

Seguridad: 10 años después

Van diez años en la historia en la que San Luis Potosí ha registrado asesinatos, secuestros, robos, colgados, mantas, aparecen cuerpos en instituciones de seguridad, que siguen causando el mismo daño a la ciudadanía. En este 2017, 10 años después del asesinato de Flores Escamilla, la percepción de inseguridad es mucho mayor. El recuerdo de una ciudad segura, tranquila, quedó borrado por el ruido de las balas y la sangre derramada.

La coyuntura de la inseguridad en San Luis Potosí la vivimos días después del asesinato del comandante Flores Escamilla, cuando un grupo armado rafagueó la iglesia de la Sagrada Familia, en la calle Independencia, a las siete de la tarde. Desde entonces los potosinos nos hemos acostumbrados a una vida de sobresaltos, a vivir en alerta, ya sea por la incapacidad de las autoridades de preservar la paz, o simplemente por omisión y aceptación de que nuestros tiempos son violentos.

No hay visos de solución

Los enfrentamientos entre bandas de la delincuencia y las muestras de poder entre ellas, solo alimentan la preocupación por la pérdida de seguridad y que adoptemos como normales estas situaciones.

De acuerdo a las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, en San Luis los delitos cometidos a lo largo de 10 años no han tenido una variación significativa.

En un recuento realizado por el equipo de PLANO INFORMATIVOse constató que si bien las cifras no han ido in crescendo, mantienen un promedio en 30 mil delitos cometidos anualmente.

En el 2007 se registró un total de 49 mil 659 delitos, a partir de ahí la cifra se ha mantenido hasta nuestros días.

En 2013 se cometieron 20 mil 104. En 2014, 17 mil 499; en 2015, 21 mil 419; en el 2016 hubo 28 mil 613 delitos; y en lo que va del año se han registrado 21 mil 586 delitos.

El repunte de inseguridad en la zona metropolitana en los últimos meses, ha obligado a las autoridades a crear una nueva fuerza policiaca, que tendrá la misión de disminuir los índices delictivos. Es una opción que apenas inicia y se espera que dé resultados pronto.

 

 

NISSAN

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.
VISION LASER POPUP