La noticia antes que nadie
Trabajar más de este número de horas a la semana puede ser peligroso

Este problema puede surgir incluso si nunca has tenido problemas cardiacos.

Agencias | 12/08/2017 | 08:58

¿Pasas mucho tiempo en la oficina? Tu tiempo libre no es lo único que puede pasarlo mal: un nuevo estudio, publicado en el European Heart Journal, trabajar jornadas muy largas puede aumentar sus posibilidades de fibrilación auricular.

Los investigadores descubrieron que quienes trabajaron 55 o más horas a la semana, fueron 42 por ciento más propensos a ser diagnosticados con fibrilación auricular, durante un periodo de seguimiento de 10 años, que aquellos que trabajaron entre 35 y 40 horas a la semana.

Además, nueve de cada 10 casos detectados de fibrilación auricular, se produjeron en personas sin problemas cardiacos preexistentes o existentes, lo que sugiere que el riesgo adicional de padecer la enfermedad se debe a las largas horas de trabajo, en lugar de problemas cardíacos previos, señalan los investigadores.

La fibrilación auricular, o un latido cardíaco irregular, ocurre cuando las dos cámaras superiores del corazón laten sin sincronizarse con las dos cámaras inferiores, o los ventrículos, del corazón. Los latidos irregulares pueden provocar la acumulación de sangre, formando coágulos que pueden provocar un derrame cerebral. Si no se controla, la fibrilación auricular también puede debilitar el corazón y provocar insuficiencia cardíaca.

Algunas personas con fibrilación auricular, a menudo referida como "FA", no tienen ningún síntoma. Sin embargo, quienes sí presentan síntomas, regularmente reportan sentir el corazón acelerado, sentirse débiles, fatigados, mareados o con falta de aliento.

Los investigadores no están seguros de cómo es que las jornadas de trabajo excesivamente largas contribuyen al padecimiento, pero creen que las largas horas de trabajo pueden afectar el sistema nervioso autónomo, aumentando el riesgo de padecer fibrilación auricular. Los problemas relacionados con el estrés, combinados con largas horas de trabajo, también pueden provocar arritmias.

También es posible que las personas que trabajan largas jornadas tienden a presentar más factores de riesgo tradicionales: obesidad, tabaquismo, sedentarismo y mayor consumo de alcohol.

Sin embargo, los autores del estudio indican que el riesgo absoluto de padecer FA, en las personas que trabajan largas horas, es relativamente modesto.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2017 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.