La noticia antes que nadie
Espacio de reflexión

Lo peor no ha pasado

Jaime Chalita Zarur | 10/01/2017 | 01:37
#juntospodemosmas. 
 
No la estamos pasando nada bien en este inicio de año. Con augurios desde las dos ultimas semanas de Diciembre del 2016, nuestra situación social y económica, empeora.
 
La segunda quincena de diciembre pasado, la iniciamos con él desabasto de gasolina, lo que causó enormes daños a quienes viven en los más de diez estados de nuestra República, en donde hubo escasez  de los carburantes, mostrándonos ya, lo que venía. 
 
No solo el aumento en el precio de las gasolinas, también la crisis que ha hecho el muy mal manejo de lo que suele llamarse nuestra para Estatal, PEMEX, pero que en realidad es, de los que han desviado su producción y hoy se intenta que sean los mexicanos, en su mayoría, que paguemos lo de tanta ineptitud pero también, impunidad.
 
PEMEX perdió entre 2010 y 2015 más de 600 mil millones de pesos, con la disminución de su capacidad para refinar gasolinas, producto del estancamiento y la opacidad de sus manejos, pero también, de una verdadera reforma energética pues, la actual, ha llegado tarde al mercado, ya que, con intereses de partidos políticos, unos se entorpecieron a otros, dejaron ir extraordinarias oportunidades para México. Desde luego, cobra importancia relevante la corrupción que históricamente, ha dejado sentirse en toda su extensión, en la empresa.
 
Ahora una vez más se solicita del pueblo mexicano comprensión y sacrificio. Así lo ha solicitado el Presidente de México. No se ve por ningún lado que este golpe lo podamos absorber entre gobierno y gobernados, pues el gasto corriente, las elegancias a las que están acostumbrados a expensas de los ciudadanos, y el despilfarro electoral, también, el dinero a partidos políticos, entre mucho, junto con el endeudamiento de nuestra Nación, parece no detenerse.
 
Muchas voces se alzan reclamando el porque, cuando el precio del petróleo había sido tan barato, como era posible que seguíamos pagando tan cara la gasolina. Las respuestas está en que, perdiendo PEMEX, su capacidad de refinar gasolinas, tenía, como tiene, que importar las gasolinas, pagándolas en dólares, los mimos que fueron siendo más caros cada día y, así, trasladando tal precio a los consumidores, con los impuestos que para muchos son excesivos, especialmente el famoso IEPS. 
 
Lo peor no ha pasado, la inflación, junto con la cascada de aumentos en los precios, se convertirán en un golpe muy duro para la economía de las personas que en su mayoría, son de clase media o media baja, justo en el momento que podían mejorar en nuestro Estado su condición económica, hoy ven sus aspiraciones desvanecidas. 
 
No se han hecho esperar las protestas, todas muy erráticas y convirtiéndose en actos de vandalismo, que solo lastima a las personas que no tienen nada que ver con lo que nos sucede. Por el contrario, parece que son personas que quieren tener ventajas políticas con ganancia además,  de rapiña y, eso debería de castigarse con el rigor de la ley.
 
Los efectos negativos internacionales, estarán presentes todo el año, quizás más. México necesita reencontrarse, y ser productivo pero también necesitan lo mexicanos ahora, la comprensión de los que gobiernan generando políticas verdaderas de desarrollo económico, con un Estado Mexicano, verdaderamente austero. 
 
El efecto Trump, dañara al mundo, lo está haciendo, pero, su principal esfuerzo por dañar, es a nuestro País. México no puede ni debe seguir por el camino que recorre, el peligro nos asecha.
 
La reflexión oficial se impone en favor de los mexicanos, que el gobierno de México se replantee, es exigible y que, el gasto público sea mejor distribuido es una deuda que no se ha pagado a nuestro País. 
 
 
jaimechalita@yahoo.com
 
@jaimechalita 
Publicidad