Ya se vendían las rojiblancas


Por todos lados ya se notaba que el auriazul y el rojiblanco formaban una sola pasión, y es que en los puestos ya se vendían las replicas de las playeras del Atlético de San Luis.

Don Pablo, es uno de los vendedores que mostraba a los aficionados el tamaño y costo de las playeras, que si bien no tenían la famosa palomita, por lo menos en tonalidad de color si le daba un aire a la que los jugadores portaron en el terreno de juego.

Familias enteras y los clásicos grupos de amigos acudieron en buena medida al Alfonso Lastras para vivir muy de cerca el debut de los potosinos en el Ascenso Mx como local del Atlético y muchos incluso aseguraban que la localidad se quedaría con la victoria por marcador de “2 a 0”.

El clima bochornoso motivó a muchos a llegarle a la cerveza desde antes de que se pusiera en marcha el encuentro, otros le llegaron a las tortas y a las papas, pero todos lo querían vivir como dice la canción muy “A su manera” este enfrentamiento histórico y muy pero muy esperado; al final sin duda el aficionado potosino está contento y de sobra al ver a su equipo regresar a casa.