La noticia antes que nadie

Cuando el cambio genera incertidumbre

Entre Papeles

Pedro Cervantes Roque | 10/09/2019 | 14:06
RECIENTEMENTE HA CIRCULADO entre el personal médico del Hospital Central la afirmación de que el número de estudiantes de la Facultad de Medicina de la UASLP que realizan sus prácticas en el nosocomio, será reducido a la mitad. Lo mismo sucede o sucederá con los estudiantes de las escuelas de Medicina de las universidades privadas que operan en San Luis.
 
TRES SON LAS CONSECUENCIAS negativas para facultad, hospital y pacientes. Lo primero es que los alumnos del tercer, cuarto y quinto grados de la carrera de Medicina resuelven el grueso del trabajo necesario para atender a una población demandante de los servicios hospitalarios, más todavía cuando está a punto de entrar en funciones el nuevo edificio del Hospital Central.
 
LO SEGUNDO ES QUE LOS JÓVENES en periodo de prácticas no podrán aprender lo que las generaciones anteriores pudieron adquirir mediante el contacto directo, y a veces constante, de enfermos en diversos estadios de una enfermedad equis. La práctica, afirman, hace al maestro.
 
LA TERCERA ES QUE LOS pacientes se verán disminuidos en el grado de atención y vigilancia médica que eventualmente pueden necesitar. Es necesario recordar aquí que gran parte de los lesionados por causa de accidentes viales, hogareños o por ataques diversos, son llevados de inmediato al Hospital Central.
 
NO OBSTANTE LA IMPORTANCIA que el asunto tiene, ninguna de las partes se ha propuesto ventilar el asunto de manera abierta y tratando de encontrar soluciones que permitan a todos conservar lo que hasta ahora se tiene.
 
LAS AFIRMACIONES, SIN embargo, son motivo de un trato discreto por parte de los protagonistas, quienes no estarían dispuestos a confirmar una versión que se divulga con matices de preocupación por parte de las autoridades del Hospital, de las autoridades universitarias y de los propios estudiantes en etapa de prácticas.
 
COMO CONSECUENCIA, EL TEMA se reconoce como real pero de difícil confirmación por el alto grado de responsabilidad que representa decidir un cambio en el sentido anunciado aquí. Lo más sencillo, digo, es ventilar el tema con franqueza e inmediatez y no apegarse a los viejos postulados médicos de “cobijaos los unos a los otros”.
 
SI LA MEDIDA COMIENZA A aplicarse de manera paulatina, los afectados serían un poco más de 240 alumnos de los grados señalados. Los servicios en que la presencia de practicantes se disminuiría son los de cirugía, medicina interna y cardiología. Los no afectados serían los de pediatría y ginecología, por razones fáciles de entender.
 
POR AHORA, LAS VERSIONES corren libremente entre el personal médico, entre los alumnos de las especialidades que se imparten en el propio hospital, que son apoyados por los practicantes, y el personal médico que cubre la consulta médica para la población externa.
 
FINALMENTE, SI UNA DE LAS causas de la decisión es el descontrol económico financiero que sufre el Hospital Central, exponerlo puede y debe ser la mejor forma de resolverlo, pero no ocultarlo mientras se complica más.
 
pedrocervantesroque@yahoo.com.mx

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.