La noticia antes que nadie

¿Siempre tienes hambre? Descubre las razones

Unos malos hábitos pueden ser uno de los factores de los cuales siempre tengas hambre y no aproveches los nutrientes para saciar el hambre

Agencia | 14/07/2019 | 11:23
Si eres de las personas que siempre tienen hambre y no saben porque, toma nota de estas diez razones. Te sorprenderá 
 
Tienes sed: Según un estudio, las personas confundimos la mayoría de las veces la sensación de sed por hambre. Esto se debe a que el hipotálamo regula el hambre y la sed y, a veces, mezcla sus señales.
 
Comes mientras te distraes: Inconscientemente mientras ves la TV, puedes ingerir más alimentos que los habituales.
 
Por las redes sociales: Creerás que el simple hecho de revisar tu feed de apps como Instagram no tiene nada de malo; sin embargo, incrementa tu deseo de comida como respuesta al “hambre visual”.
 
Te saltas las comidas: Omitir los alimentos a tus horas puede hacerte sentir más hambriento, debido a que se agotan tus reservas de glucosa en la sangre e incrementa la hormona del hambre (grelina).
 
 Eres de metabolismo eficiente: Es natural y debes sentirte especial al resto de los mortales a quienes se nos dificulta bajar de peso. Pues en promedio vas a quemar entre 100 y 400 calorías al día, por ello, tu cuerpo va a requerir alimento con frecuencia.
 
No comes suficientes proteínas: comer proteínas ayuda a calmar el hambre, porque estas tardan en digerirse y tu estómago se siente satisfecho durante más tiempo.
 
Tienes los snacks a la vista: Ocultar ciertos alimentos ayuda a calmar los antojos, ya que el hambre es visual (es una cuestión evolutiva) y si está fuera de tu vista, también lo estará fuera de tu boca.
 
Tomas alcohol regularmente: A medida que lo bebes, también incrementa tu ingesta de alimentos. Pero no es todo, también te deshidrata y puede provocarte más hambre.
 
Consumes light: Quizás pienses que lo bajo en grasa es lo mejor, pero lo que no sabes que, al compensar su sabor, va a ir directo a aquellos alimentos llenos de azúcar. Considera nunca desechar las grasas, ya que al probarlas tu lengua manda una señal a tú estomago de saciedad.
 
Comes rápido: Las hormonas del hambre tardan en llegar a tu cerebro entre 20 y 30 minutos, pero si comes deprisa lo hacen en menos de 5 y es muy probable que ingieras más alimentos que de costumbre.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.