La noticia antes que nadie

Señales de alerta para descansar del ejercicio

El dolor tiene poca correlación con la cantidad de daño en los tejidos

Agencia | 14/07/2019 | 11:13
Hasta hace poco se pensaba que el dolor era un indicador de la cantidad de lesiones en los tejidos presentes en el cuerpo. 
 
La creencia es que una alta cantidad de dolor equivale a una lesión grave, y una pequeña cantidad de dolor equivale a una lesión menor. Sin embargo, a través de una extensa investigación, ahora sabemos que el dolor tiene sorprendentemente poca correlación con la cantidad de daño en los tejidos. 
 
Por ejemplo, se estima que el 40 porciento de las personas sin dolor en la parte baja de la espalda tienen al menos un disco “inflamado” en una resonancia magnética de la columna lumbar. 
 
En lugar de que el dolor actúe como un barómetro del daño en los tejidos, debe ser considerado como un sistema de alarma, advirtiéndole acerca de las amenazas reales o potenciales para continuar un entrenamiento.
 
¿Cuándo es seguro seguir haciendo ejercicio?
 
Como se mencionó anteriormente, el dolor es un sistema de alarma destinado a alertarlo sobre un posible peligro. En el caso del ejercicio, el peligro puede ser causado por un movimiento específico o una máquina de peso específica. 
 
Sin embargo, al igual que las alarmas pueden fallar, su mecanismo de protección interna puede hacer lo mismo. Factores como el miedo, el estrés, la ansiedad, la falta de sueño, la hiperactividad, la mala nutrición y muchos otros pueden influir en la percepción de peligro de su sistema de alarma. Al hacer ejercicio, no subestime la importancia de estos factores.
 
Si el dolor persiste, deje de hacer ejercicio. Si el dolor disminuye al modificar el ejercicio, calentar el músculo o simplemente desensibilizar el movimiento con unas cuantas repeticiones, es probable que esté bien continuar haciendo ejercicio.
 
¿Cuáles son las señales para dejar de hacer ejercicio?
 
A medida que aprenda a calibrar su sistema interno de alarma de dolor, hay algunas reglas generales que debe seguir al hacer ejercicio. Hay 3 principales señales de advertencia para dejar de hacer ejercicio incluyen:
 
Dolor agudo.
 
Entumecimiento u hormigueo relacionado con los nervios
 
Aumento del dolor.
 
Los dolores agudos pueden indicar que un músculo, ligamento o articulación está lesionando o estresando demasiado. Estos dolores nos llaman rápidamente la atención porque viajan a través de células nerviosas que se mueven rápidamente para advertirnos de que algo no está en equilibrio.
 
Entumecimiento u hormigueo relacionado con los nervios
 
El entumecimiento, el hormigueo o la debilidad muscular repentina pueden indicar que un nervio se está enojando porque la cantidad normal de oxígeno alrededor del nervio ha sido alterada. En el libro, Making Sense of Pain, de Jim Heafner, PT, DPT escribe como el sistema nervioso es altamente sensible a los cambios en los niveles de oxígeno. El sistema nervioso pesa sólo el 2 porciento de nuestro peso corporal total, pero requiere el 20 porciento de nuestro suministro total de oxígeno. Cuando un nervio se tensiona o comprime, su flujo de oxígeno se altera, lo que a menudo provoca entumecimiento, hormigueo, ardor o dolor.
 
Dolor aumentado
 
Finalmente, el dolor que aumenta continuamente es una buena razón para detener un entrenamiento. El aumento del dolor puede indicar que el tejido agravado se está sobrecargando repetidamente. Esto puede llevar a una lesión por uso excesivo, que podría requerir que deje de hacer ejercicio durante varias semanas. Para evitar este error de entrenamiento, es importante entender el concepto de exposición graduada, demasiado estrés puede afectar negativamente tu entrenamiento y recuperación.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.