La noticia antes que nadie

Estos alimentos te ayudarán si te intoxicaste en Semana Santa

Agencia | 18/04/2019 | 22:47

Cuando sufres una intoxicación alimentaria, lo que comes es clave para recuperarte, conoce algunas recomendaciones.

 

Agua: Bebe mucha agua y líquidos en general para compensar los que pierdes por la diarrea y evitar deshidratarte. La recomendación es hacerlo con pequeños sorbos a lo largo del día. 

 

Bebidas deportivas: Son excelentes porque te ayudan a recuperar los electrolitos perdidos por la diarrea, únicamente cuida que no tengan cafeína.

 

Infusiones: Además de mantenerte hidratada, te ayudarán a reemplazar el café, pues la cafeína está contraindicada cuando sufres una intoxicación, al contribuir a deshidratarte.

 

Jugo de manzana natural: La manzana es conocida como antidiarreico, gracias a su contenido de pectina y taninos, que ayudan a alentar el tránsito intestinal y desinflamar la mucosa intestinal.

 

Yogur: Al ser rico en probióticos, te ayudará a recuperar la flora intestinal. Prueba comerlo, si te provoca malestar o un aumento en la diarrea, suspéndelo.

 

Evita los alimentos sólidos y comidas pesadas: La recomendación es no comer sólidos por unas horas, hasta que se asiente un poco tu estómago. 

 

Posteriormente deberás incorporar alimentos blandos, bajos en grasa y de fácil digestión, pero poco a poco hasta que tu cuerpo se recupere por completo. Entre los más tolerados, están… 

 

Arroz: Puedes empezar con agua de arroz y posteriormente incluir arroz en caldo o seco, esto te ayudará a asentar tu estómago, pues es de fácil digestión. 

 

Pan blanco tostado: Un clásico cuando te enfermas del estómago, especialmente si tienes diarrea, pues ayuda a tu cuerpo a tener alimento sin forzarlo.

 

Manzana cocida: Además de contener pectina y taninos que frenan la diarrea, la manzana también es amable con tu cuerpo, por lo tanto, evitará los gases intestinales.

 

Papa cocida: Es otro carbohidrato promueve la recuperación sin provocar malestares digestivos. Eso sí, debe ser hervida, jamás con aceite, mantequilla, crema o queso.

 

Verduras hervidas: En estos casos, siempre es mejor cocinar las verduras que comerlas crudas, pues además de evitar exponerte a una nueva bacteria, facilitarás su digestión.

 

Únicamente evita aquellas que suelen provocar gases, como brócoli, coliflor, col, garbanzos o cualquier otra que en condiciones normales te causen malestar.

 

Pollo hervido: También puede ser asado, pero sin grasa. Es una forma de darle proteínas a tu cuerpo sin exigirle demasiado para procesarlo.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.