La noticia antes que nadie

La cuarta transformación que no alcanza a jueces, tampoco a algunos diputados

Contenido Neto

Leopoldo Pacheco | 12/12/2018 | 02:14

Y ES QUE YA PRÁCTICAMENTE AL cierre de este año, y con las circunstancias de los cambios que ahora vivimos, no podemos dejar de lado lo que desde mi punto de vista es también parte de la dolorosa transición, y de esta famosa cuarta transformación de la que tanto se habla, sobre todo por parte del gobierno federal. Porque tal vez, y de verdad se lo digo, tal vez, aquellos a los que “no les cae el 20”, como dicen por ahí, adolecen de total falta de voluntad.

 

NO ES LA PRIMERA VEZ QUE A nivel nacional se lanzan severas críticas por la forma en la que funcionarios, jueces y magistrados del Poder Judicial se pasan de “autónomos”, con eso de sus sueldos y percepciones, y llegan a obtener recursos que a veces ni el más ponderado empresario y tampoco el diputado, alcalde, e incluso gobernador, alcanzarían nunca bajo un esquema que refiere desde su origen únicamente a su criterio.

 

PORQUE EN ESTE SISTEMA político mexicano y de gobierno, el Poder Judicial realmente “se cuece aparte”, y si están hablando de “recortes” en las percepciones para ellos, serán llamadas a misa o como dice ese viejo adagio ranchero, “hágase la voluntad en los bueyes de mi compadre”, porque para ellos hacer cumplir y aplicar la ley, implica una responsabilidad al margen de cualquier escatimación financiera, (especialmente en sus bolsillos) so riesgo de caer en las garras de la corrupción si no es así. Ya lo dijeron una vez y en San Luis Potosí, con todo esto que refiere a la implementación del nuevo sistema de justicia penal, y a la posibilidad de que amplíe a otras ramas, se van a tener que hacer gastos y muchos.

 

HAY MINISTROS DE 600 MIL pesos al mes, magistrados y jueces de 300 mil y consejeros de a 200 mil. Y los más reacios a perder sus prerrogativas son esos togados encargados de impartir justicia en un país donde, precisamente, impera la injusticia. Y citando a Manuel Reyes Ramos en su columna de Vanguardia.mx, el amparo al que están recurriendo todos los “togados” en cascada, hace cada vez más evidente que esta transformación se va topar con pared con la “Mafia de la Toga” ahora, porque los jueces no se van a dejar y la medida de bajarse el sueldo solo será una invitación, mas no un ejemplo que se seguirá como parte de las políticas de Andrés Manuel López Obrador como presidente de la República.

 

HOY LOS JUECES SE HAN PUESTO la toga para defender sus privilegios, su desmesurado salario, su nepotismo y su prevaricato, lo cual nos provoca repetir lo dicho por el lenguaraz Pito Pérez respecto al Poder Judicial: “Los jueces me hicieron abominar de la justicia de este país con todas sus triquiñuelas y sus maldades. ¡Pobrecitos de los pobres! Yo les aconsejo que respeten siempre la ley y que la cumplan, pero que se orinen en sus representantes”. (Manuel Reyes, citando a José Rubén Romero).

 

LOS DIPUTADOS DE MORENA EN el Congreso del Estado de San Luis Potosí “se sub fraccionan” al hacer cada día más evidente que están dispuestos a dividirse entre ellos en aras de lo que entienden como verdadera democracia y libertad de pensamiento.

 

LO QUE NO CALCULAN LOS flamantes diputados tal vez, es que los pleitos que se generan entre ellos en algunos casos al no reconocer los liderazgos dentro de la fracción, o por el hecho de que dos de sus diputadas no se pueden “ni ver en pintura”, serán la gran oportunidad para otros diputados más listos que, tras bambalinas, se divierten y se frotan las manos, a darse cuenta que finalmente Morena no será una fracción con la que habrá que negociar o cabildear, pues solo basta con darle por su lado a algunos para hacer enojar a los otros y así lograr llevar a puerto cualquier objetivo sin necesidad de enfrentar un mayoriteo legislativo. Divide y vencerás, como dicen por ahí.

 

LO QUE PUEDE EXPLICAR ESTE curioso fenómeno de falta de unión, o acuerdos o disciplina, si gusta usted verlo desde ese punto de vista, amigo lector, es que Morena no ha dejado de ser todavía un movimiento, que evidentemente su objetivo y origen más claro fue catapultar a Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República. Siendo esto aún un movimiento, no deja de haber cierta anarquía entendida como democracia entre sus filas, lo que evidentemente nos da como resultado que no logren consolidarse todavía como partido y todos quieran “jalar” hacia donde más les guste. El presidente va a tener que hablar con ellos para que aprendan a votar, sobre todo en los congresos locales.

 

HASTA LA PRÓXIMA.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.