La noticia antes que nadie

Una mujer muestra los peligros de la nueva moda de la fiesta del bótox

Agencias | 07/12/2018 | 22:25
Someterse en tratamientos estéticos en lugares no certificados puede tener graves consecuencias para la salud. En los últimos meses, las fiestas del bótox se han puesto de moda, pero no son nada fiables. Prueba de ello es a joven Rachael Knappie, de 29 años, quien ha denunciado a través de las redes sociales cómo quedó su rostro tras inyectarse esta sustancia en casa de una amiga.
 
Una esteticista le inyectó botox mientras estaba de fiesta. Según ella, “gritó de dolor” después de que le pusieran el tratamiento. Horas después, se le hincharon los labios tanto que llegaron a tocarle la nariz. Cuando comenzó a no sentir la boca, se puso en contacto con la profesional, quien le dijo que se pusiera una bolsa de hielo y se tomara un antihistamínico.
 
Una vez en el hospital, los médicos explicaron a la joven que la sustancia había obstruido la vena principal de sus labios y el suministro de sangre no llegaba a la boca, según publica Toronto Sum. Es decir, sufría necrosis, por lo que podría haber perdido el labio si no llega a ser por la rápida actuación de los facultativos.
 
Un caso similar vivió la joven de 23 años Billie Roofcroft, quien se rellenó los labios en su propia casa por 120 libras después de ver una oferta especial a través de Facebook. Al final, la mujer terminó con la boca hinchada. Sin embargo, la compañía de cosméticos no quiso reconocer que el hinchazón se debía al bótox.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.