La noticia antes que nadie

Once lugares para viajar con niños esta navidad

Uno de los planes elegidos cada vez por más personas es el de hacer un viaje en familia fuera del país

Agencia | 19/11/2018 | 11:32
La Navidad está a la vuelta de la esquina, y muchos ya estamos pensando en la decoración, las compras o las actividades de ocio para hacer con los peques en estas fechas. Uno de los planes elegidos cada vez por más personas es el de hacer un viaje en familia fuera del país, para conocer cómo celebran la Navidad en otras partes del mundo.
 
Si es tu caso y te encuentras en plena búsqueda de destinos, te proponemos estos 11 maravillosos viajes para hacer con los niños, que jamás olvidarán.
 
Disneyland Paris: la magia de la Navidad cobra vida
 
 
Si ya de por sí viajar a Disneyland Paris es un sueño hecho realidad para muchos niños, hacerlo en Navidad lo será mucho más. El ambiente mágico y festivo inunda todas las calles del parque con su decoración navideña, sus cabalgatas y sus espectáculos nocturnos. Si se alojarán en un hotel del complejo Disney, recuerden pedir una suite decorada especialmente para estas fiestas.
 
¿Cuándo ir a Disney con los hijos?
Su viaje también estará completo si aprovechan para dar una vuelta por Paris, a tan solo media hora en coche del parque. La capital francesa se viste de gala para celebrar la Navidad; desde su mítica Torre Eiffel, hasta los escaparates de las tradicionales Galerias Lafayette o los Campos Elíseos, donde además podrán disfrutar de su tradicional mercadillo navideño.
 
Zúrich: sube a bordo del tren de Papá Noel
 
 
La ciudad suiza de Zúrich es un maravilloso destino para viajar con los niños en Navidad, pues aquí los más pequeños tienen múltiples posibilidades de diversión.
 
Los villancicos cantados sobre un árbol de Navidad gigante (Singing Christmas Tree), las pistas de hielo y los mercadillos, son las principales señas de identidad de la ciudad en esta época del año. Pero tampoco podemos olvidarnos del chocolate y el queso suizo, dos manjares típicos que podemos encontrar en las tradicionales casetas de madera de los mercados.
 
Zúrich cuenta además con un ferrocarril llamado Marlitram, que adquiere un gran protagonismo en Navidad pues a bordo viaja el mismísimo Papá Noel, encargado de amenizar el viaje de los más pequeños. Otro gran atractivo para los niños es visitar la ciudad de los elfos (Elfendorfli), donde podrán adentrarse en sus cabañas para jugar.
 
Roma: la ciudad eterna se engalana en Navidad
 
 
La llamada "ciudad eterna", es uno de los destinos obligados en Navidad al menos una vez en la vida, pues si hay un sitio en donde esta fiesta religiosa se vive con intensidad y devoción, es en Roma.
 
Allí podremos visitar con los niños la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, y admirar su impresionante árbol de Navidad y su portal de Belén (aunque realmente, los belenes son algo que podemos encontrar en las múltiples plazas de la ciudad).
 
En Plaza Navona podemos disfrutar del ambiente navideño paseando por su asombroso mercadillo, con más de un siglo de antigüedad, o divirtiéndonos con los peques en las atracciones y tenderetes de juguetes artesanos.
 
Viena: una increíble postal navideña
 
 
En Viena podemos encontrar una decena de pintorescos mercadillos para visitar con los peques, aunque uno de los más famosos y emblemáticos es el mercadillo del Niño Jesús (Christkindlmarkt), ubicado en la Plaza del Ayuntamiento y con más de siete siglos de antigüedad. Este mercadillo alberga un árbol de Navidad gigante y más de 140 casetas de madera donde encontraremos, desde artículos decorativos, hasta comida típica de la zona.
 
La nieve, las atracciones, los emblemáticos y majestuosos edificios engalanados y las luces de colores, ponen el broche perfecto a una decoración de cuento de hadas.
 
Berlín: la ciudad de los mercadillos navideños
 
 
Alemania es el paraíso por excelencia de los mercadillos navideños, y en concreto en Berlín podemos llegar a encontrar más de medio centenar. De entre todos ellos, el de Gendarmenplatz seguramente sea el que acapare la mayor atención de los niños, pues allí podrán ver a Papá Noel o comprar preciosos juguetes artesanales.
 
Tras visitar los mercadillos os proponemos alquilar unos patines y disfrutar de la experiencia de patinar sobre el hielo en la plaza Potsdamer Platz, donde también podremos deslizarnos en trineo a través de un enorme tobogán de hielo.
 
Disfrutar de un paseo por pintorescas calles iluminadas, degustar dulces típicos de Navidad, o fotografiarnos frente al inmenso árbol de Navidad de la Puerta de Brandeburgo, son otros de los múltiples planes en familia que podemos hacer en esta ciudad.
 
Ámsterdam: asombrosos espectáculos de luz y hielo
 
 
Si tienes la oportunidad de viajar con tus peques a Ámsterdam en Navidad, no te lo pienses dos veces, pues además de visitar una de las ciudades más fascinantes de Europa, podrás disfrutar de las múltiples actividades navideñas que organiza la ciudad cada año.
 
Entre sus muchos planes están patinar sobre hielo, navegar por los canales, perderse en sus enormes mercadillos navideños, o disfrutar tanto a pie como en barco del impresionante Festival de la Luz, que llena la ciudad de color y proyecciones interactivas.
 
Y a poco más de una hora de Ámsterdam tenéis la ciudad de Zwolle, en donde cada año se celebra el Festival Holandés de Esculturas de Hielo. En este evento, que durará del 15 de diciembre al 3 de marzo de 2019, se mezclan el hielo, la luz, el sonido y los efectos especiales para lograr un efecto casi mágico en las imágenes esculpidas. ¡A los niños les fascinará!
 
Londres: la escapada navideña perfecta
 
 
El ambiente navideño en Londres empieza a principios de noviembre y dura hasta el cinco de enero, así que tenemos aún mucho tiempo para planificar nuestra escapada en familia a esta maravillosa ciudad.
 
Entre los múltiples planes para hacer con niños si viajamos a Londres, está ser testigo de excepeción del encendido del árbol de Navidad de Trafalgar Square (que tendrá lugar el 6 de diciembre), visitar el recinto de Winter Wonderland en Hyde Park (con mercadillos navideños, atracciones, circo, pistas sobre hielo y el parque Santa Land donde encontrareis la cabaña de Papá Noel), o perderse en la inmensa y divertida juguetería Hamleys.
 
Visita obligada si van a la ciudad y son fans del universo Harry Potter, son los estudios de la Warner Bross, donde podrán conocer todos los secretos de la famosa saga, contemplar los sets, el vestuario y los objetos que se han usado en las películas.
 
Copenhague: magia, romanticismo y sabor a Navidad
 
 
Al igual que ocurre con Viena, pasear por la ciudad de Copenhague en Navidad es como adentrarse en un fanstático cuento de hadas, con sabor a galletas de jengibre y bollos de canela, dos de los dulces típicos de Dinamarca.
 
Entre nuestros destinos turísticos al pasear por la ciudad no debe faltar la visita a los Jardines de Tivoli. Allí disfrutaremos de un espectacular mercado de Navidad, un gran lago convertido en pista de patinaje, y de las atracciones del parque más antiguo de Europa. También en Tívoli podremos deleitarnos con nuestros hijos viendo el tradional ballet del Cascanueces, un espectáculo inolvidable que pondrá el broche perfecto a nuestro viaje.
 
Rovaniemi: donde vive Papá Noel
 
 
La pequeña ciudad de Rovaniemi, en Laponia finlandesa, es el viaje navideño más fascinante que puede hacer cualquier niño, pues en este lugar habita Papá Noel. Allí, los peques podrán visitar a este entrañable personaje y entregarle en mano sus cartas, montar en trineos tirados por renos, disfrutar del parque temático Santa Park o dormir en cabañas tras contemplar el espectáculo de auroras boreales que nos regala la naturaleza.
 
Sin duda un destino único que quedará por siempre grabado en los corazones de los más pequeños.
 
Nueva York: para vivir una navidad de película
 
 
Y si queremos vivir unas navidades de película no hay nada mejor que viajar a Nueva York, donde sus calles, plazas y escenarios nos resultarán inmensamente conocidos gracias a la industria cinematrogáfica.
 
Contemplar el enorme árbol de Navidad junto a la pista de hielo del Rockfeller Center, es una de las paradas obligadas de la ciudad, aunque no la única. Visitar los espectaculares almacenes Macy’s, Bloomingdale’s o Tiffany’s, admirar la decoración navideña de las casas del barrio de Dyker Heights en Brooklyn, o visitar los mercadillos de Navidad son algunas de las tradiciones de la ciudad en esta época del año.
 
Islas Bahamas: donde el Carnaval y la Navidad se unen
 
 
Pero si lo que buscas es un destino exótico, diferente y donde además puedan disfrutar del sol, las altas temperaturas y los baños en el mar, entonces te recomendamos viajar a las islas Bahamas, donde la celebración de las fiestas navideñas no los dejará indiferentes.
 
Allí, la Navidad se mezcla con el Carnaval, y las luces, los disfraces, los colores, las comparsas y los múltiples matices festivos, inundan las calles de las islas. Los peques disfrutarán de los villancicos, los bastones dulces y el intercambio de regalos típico de la Navidad. Pero también quedarán asombrados ante el desfile de carrozas, disfraces con coloridas plumas y danzas al ritmo de cencerros, tambores y silbatos.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.