La noticia antes que nadie

El asma en los niños ¿Qué tan común es?

Entre las enfermedades respiratorias, el asma es una de las patologías crónicas más comunes.

Agencia | 17/09/2018 | 12:37
La Organización Mundial de la Salud cataloga al asma dentro de las enfermedades crónicas, cuyas características principales son los ataques frecuentes de falta de aire, así como las sibilancias, síntomas que son diferentes en cada persona. Además, es la patología crónica que más presentan los niños.
 
Entre las enfermedades respiratorias, el asma es una de las patologías crónicas más comunes. A nivel mundial, al menos 235 millones de personas la padecen. El asma está presente en todos los países.
 
“Estamos frente a una enfermedad que depende de muchos factores; hay una inflamación que se produce de una reacción exagerada a ciertos estímulos. La inflamación es un mecanismo defensivo del organismo en lucha contra las sustancias que han agredido al enfermo”, responde el especialista en alergia infantil, doctor Roque Gustavo Arnolt.
 
El asma es una cuestión de inflamación ¿puede medirse de alguna manera para poder evidenciarla?
 
Sí, se puede medir y recurriendo a métodos incruentos. El chico asmático tiene síntomas porque sus bronquios se obstruyen ya que se inflaman, por eso es importante medir esa inflamación. Uno de los métodos que se utilizan actualmente es a través del óxido nítrico exhalado, éste se mide respirando en un aparato que está tabulado. Es oportuno aclarar que todos durante nuestro diario vivir exhalamos óxido nítrico. Cuando lo medimos, podemos comprobar su nivel; si está elevado nos marca que esa persona tiene sus bronquios inflamados, lo que ya sospechábamos al observar sus síntomas, que ahora podemos confirmar que ese paciente padece una crisis bronquial obstructiva.
 
¿A partir de este estudio, se requieren otros?
 
Son varios los estudios que lleva. De todos, lo más importante es la historia clínica; que se integra escuchando lo que el paciente refiere y a la cual volcamos los datos que nos brinda el examen físico. Nada supera este paso. Luego, recurrimos a medir la inflamación a través de mensurar el óxido nítrico que el paciente exhala. Además, una forma de medir la obstrucción de los bronquios producida por la inflamación, es a través del laboratorio funcional respiratorio. También podemos recurrir a pruebas cutáneas; y el grado de inflamación a través del estudio citológico nasal y el estudio del esputo inducido. Éstos son los métodos fundamentales por medio de los cuales estudiamos a un niño con probable asma. Recién después prescribimos el tratamiento.
 
Una vez arribado al diagnóstico, ¿qué es lo que los padres deben saber para que el tratamiento se realice convenientemente?
 
Todo dependerá del grado de asma. Hay distintos tipos y grados de asma. Nosotros se lo decimos a los padres e informamos al médico pediatra del niño. Los padres deberán saber cómo lo tienen que cuidar; deben saber cuál es el tratamiento; cómo usar los diferentes aerosoles que se les indica, cómo, cuándo y de qué manera, administrarlos. Deben saber qué tipo de deportes puede realizar el niño.
 
Pero sobre todo deben saber que el cuidado que requiere el niño debe ser un cuidado no obsesivo, teniendo en cuenta no sobreprotegerlo; porque lo que obstruye al bronquio son muchas cosas, pero entre ellas, la actitud de los padres es fundamental.
 

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2019 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.