La noticia antes que nadie

Los probióticos no son para todos

Tomar probióticos para contrarrestar los negativos efectos de los antibióticos podría retrasar el regreso de las bacterias intestinales normales y la expresión génica intestinal a su estado primitivo.

Agencia | 07/09/2018 | 17:50
Para la hipertensión, enfermedades intestinales o incluso para el cáncer. Los probióticos se encuentran en muchos alimentos, desde el chocolate hasta lociones para manos y leches fórmula bebés. Millones de personas compran suplementos probióticos para mejorar su salud, sin embargo; sin embargo, nuevas investigaciones sugieren que los probióticos podrían no ser tan efectivos como creemos. A través de una serie de experimentos que han analizado el interior del intestino humano, un grupo de investigadores del Instituto de Ciencias Weizmann (Israel) demuestran que el tracto digestivo de muchas personas impide que los probióticos estándar los colonicen con éxito. Además, añade otro estudio publicado también en «Cell», tomar probióticos para contrarrestar los negativos efectos de los antibióticos podría retrasar el regreso de las bacterias intestinales normales y la expresión génica intestinal a su estado primitivo.
 
A pesar de que nuestra comprensión sobre los efectos de los probióticos es muy controvertida, hay una idea generalizada entre la población de que los probióticos son beneficiosos para nuestra salud intestinal. En este trabajo, apunta Eran Elinav, inmunólogo del Instituto Weizmann «queríamos determinar si los probióticos, como los que hay en el supermercado, colonizan el tracto gastrointestinal como se supone que deben hacerlo y si estos probióticos están teniendo algún impacto en la persona que los está tomando».
 
Y sorprendentemente, destaca, «vimos que muchos voluntarios sanos eran realmente resistentes, ya que los probióticos no podían colonizar sus tractos gastrointestinales. Esto sugiere que los probióticos no deberían administrarse universalmente como un suplemento de 'talla única', sino más bien adaptarse a las necesidades de cada individuo».
 
Tracto intestinal
 
Al contrario que otros estudios, que han analizado los excrementos de los pacientes para evaluar la actividad microbiana en el tracto gastrointestinal, Elinav y su grupo analizaron la colonización directamente en el tracto intestinal.
 
Así, en primer estudio, 25 voluntarios humanos se sometieron a endoscopias y colonoscopias con el fin de obtener muestras de su microbioma original en regiones del intestino. Quince de estos voluntarios se dividieron en dos grupos: el primero consumió cepas probióticas genéricas, mientras que el segundo recibió un placebo. Ambos fueron sometidos a una segunda ronda de endoscopias y colonoscopias para evaluar su respuesta interna y posteriormente fueron controlados durante otros 2 meses.
 
Los resultados mostraron que los probióticos colonizaron con éxito los tractos gastrointestinales de algunas personas, denominadas 'persistentes', mientras que los microbiomas intestinales de 'resistentes' los expulsaron. Además, los patrones de persistencia y resistencia definen si los probióticos, en una persona determinada, afectarán su microbioma primitivo y a la expresión de genes humanos. Afortunadamente los investigadores podrían predecir si una persona sería persistente o resistente simplemente al examinar su microbioma basal y el perfil de expresión génica intestinal.
 
Además, encontraron que las heces solo se correlacionan parcialmente con el funcionamiento del microbioma dentro del organismo, por lo que depender de las heces como se hizo en estudios previos durante muchos años podría ser engañoso.
 
«A pesar de que todos nuestros voluntarios que consumen probióticos mostraron probióticos en sus heces, solo algunos los mostraron en el intestino, que es donde deben estar», explican. «Si algunas personas se resisten y solo algunas personas lo permiten, los beneficios de los probióticos estándar que todos tomamos no pueden ser tan universales como pensamos alguna vez. Estos resultados resaltan el papel del microbioma intestinal en la conducción de diferencias clínicas muy específicas entre las personas.
 
Antibióticos
 
Los científicos comprobaron que una vez que los antibióticos ‘devastaron’ el microbioma, los probióticos pudieron colonizar fácilmente el intestino de todos los voluntarios en el segundo grupo, pero, para sorpresa del equipo, esta colonización impidió que el microbioma y el perfil de expresión génica normal del huésped volvieran a su estado original durante meses. Por el contrario, el trasplante fecal hizo que el microbioma intestinal y la expresión genética de los voluntarios del tercer grupo volviera a la normalidad en cuestión de días
 
Es decir, concluyen los autores del estudio, contrariamente al dogma actual que sostiene que los probióticos son inofensivos y benefician a todas las personas, nuestros resultados revelan un nuevo efecto secundario potencialmente adverso del uso de probióticos después de los antibióticos que incluso podría traer consecuencias a largo plazo.
 
En conjunto, los datos de estos trabajos abren la puerta a diagnósticos que nos llevarían de un consumo más racional e individualizado, y no universal, de probióticos.
 
En el segundo estudio, los investigadores de este centro israelí cuestionaron si los pacientes deberían tomar probióticos para contrarrestar los efectos de los antibióticos, ya que a menudo se les pide que realicen la repoblación de la microbiota intestinal después de que se haya eliminado con un tratamiento con antibióticos. Para analizar este proceso, 21 voluntarios recibieron un ciclo de antibióticos y posteriormente fueron asignados aleatoriamente a uno de tres grupos: el primero fue de ‘observar y esperar’, que permitió que su microbioma se recuperara por sí solo; el segundo grupo recibió los mismos probióticos genéricos utilizados en el primer estudio, y el tercer grupo fue tratado con un autotrasplante de microbioma fecal compuesto por sus propias bacterias que habían sido recolectadas antes de administrarles el antibiótico.
 

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.