La noticia antes que nadie

La lucha en Alemania por los votos de la derecha y de la extrema derecha

La elusiva respuesta de la canciller federal alemana fue en relación a la declaración que hoy hizo el ministro del Interior y presidente de la CSU.

Notimex | 06/09/2018 | 13:45
La canciller federal de Alemania, Ángela Merkel, declaró hoy que la inmigración representa para su país desafíos, y que si bien trae consigo problemas, también éxitos.
 
La elusiva respuesta de la canciller federal alemana fue en relación a la declaración que hoy hizo el ministro del Interior y presidente de la CSU (Unión Social Cristiana) de Baviera, Horst Seehofer, quien llamó hoy a la migración “La madre de todos los problemas”.
 
Hizo estas declaraciones respondiendo a una pregunta sobre el incremento de votantes del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) en los últimos sondeos de opinión.
 
Seehofer tomó así por primera vez una posición clara frente a las manifestaciones de extrema derecha que tuvieron lugar la última semana en Chemnitz, en Sajonia.
 
Sus palabras causaron revuelo en los medios porque se interpretaron como una cierta simpatía hacia los manifestantes de extrema derecha en Chemnitz, así como la cercanía de su partido con algunas posiciones del partido AfD.
 
Durante todo el verano, el político bávaro torpedeó una y otra vez a Ángela Merekel al criticarla pública y abiertamente por su política de inmigración, que en 2015 trajo al país casi un millón de refugiados.
 
Los comentarios de hoy de Seehofer tienen lugar en medio de la campaña electoral de su partido por conservar su mayoría en Baviera, una posición que está amenazada por la fuerza de AfD, que cada vez le quita más electores.
 
Desde hace meses se especulaba en medios de prensa si las agresivas críticas de Seehofer por la política migratoria de Merkel tenían el objetivo de quitar votos al partido populista de extrema derecha.
 
Esa pregunta parece haber sido respondida hoy, que la posición de Seehofer de que la inmigración es la madre de todos los problemas coincide con la declaración central de Alternativa para Alemania.
 
Seehofer condenó la muerte del ciudadano germano-cubano Daniel H. (35), que calificó de “crimen brutal”, y también condenó aquellos que habían utilizado este incidente para hacer “una llamada al odio y la violencia”.
 
Recalcó que como ministro del Interior tendrá “tolerancia cero”. Respondiendo a la pregunta de por qué había esperado tanto a posicionarse sobre Chemnitz, Seehofer contestó que primero “necesitaba tener informaciones auténticas y de confianza”.
 
Los sondeos de opinión también afectan a su partido, el partido CSU, que entrará en contienda electoral en los comicios regionales del 14 de octubre próximo.
 
El AfD puede arrebatar la mayoría absoluta a los conservadores que en forma  tradicional han gobernado desde hace años en esta región del sur, de mayoría católica.
 
Después del posicionamiento del ministro, otras voces de la CSU le han seguido. El presidente de la fracción de la CSU en el Bundestag, Alexander Dobrindt, dijo que su partido está "convencido de que los problemas de seguridad y orden y la inmigración son temas centrales a la hora de explicar los procesos actuales de cambio”.
 
En este sentido, la CSU convierte la política migratoria en un tema central “en la agenda”. Por primera vez, los conservadores han accedido a elaborar una Ley especial para inmigrantes con especialización profesional y académica, que está siendo actualmente negociada en la Gran Coalición.
 
Está se integra de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Ángela Merkel, de la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU) de Seehofer, y del Partido Socialdemócrata (SPD) de Andrea Nahles.
 
El resto de los partidos políticos alemanes criticaron este jueves en forma abierta  las declaraciones de Seehofer.
 
A través de Twitter, el secretario general del SPD, Lars Klingbeil, dijo que "ya me cansé de tanto chisme populista de derecha".
 
En tanto, el vicepresidente de los socialdemócratas, Ralf Stegner, se refirió a Seehofer como "el abuelo de todos los problemas del gobierno de Berlín”.
 
Desde las filas del Partido Liberal (FDP), su líder Christian Lindner consideró que las palabras de Seehofer se ajustan al rumbo que ha tomado la CSU en los últimos años, pero que, en general, son de una visión demasiado corta.
 
“Una inmigración controlada también puede ser una oportunidad para un país que envejece”. Jürgen Frömmrich, director del grupo parlamentario de los Verdes en Hessen, demandó que Seehofer deje el Ministerio del Interior.
UCSLP - INTERNACIONALES

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.