La noticia antes que nadie

Sentencia de reporteros en Myanmar, día negro para la libertad de prensa

Los reporteros de la agencia británica fueron arrestados el 12 de diciembre pasado.

Notimex | 03/09/2018 | 13:09

Organismos internacionales, medios informativos y gobiernos de todo el mundo condenaron la injusta sentencia emitida hoy contra dos reporteros de Reuters en Myanmar, calificada como un día negro para la libertad de prensa.

Un tribunal de Myanmar sentenció esta mañana a siete años de prisión a Wa Lone y Kyaw Soe Oo, dos corresponsales de la agencia de noticias Reuters, tras declararlos culpables de violar una ley sobre secretos de Estado al informar sobre la masacre de miembros de la etnia rohingya.

Los reporteros de la agencia británica fueron arrestados el 12 de diciembre pasado, mientras investigaban sobre la muerte de 10 rohingya y otros abusos que involucraban a soldados y policías birmanos en una aldea del estado de Rakhine, norte de Myanmar (antes Birmania).

Stephen J. Adler, editor en jefe de Reuters, calificó el fallo del Tribunal birmano como un "gran paso atrás en la transición de Myanmar a la democracia" y dijo que el asunto "debe ser corregido por el gobierno de Myanmar como una cuestión de urgencia".

Adler afirmó que los cargos contra sus periodistas son "falsos" y fueron "diseñados para silenciar sus informes e intimidar a la prensa".

“No vamos a esperar mientras Wa Lone y Kyaw Soe Oo sufren esta injusticia, se evaluará cómo proceder en los próximos días, incluso si se busca ayuda en un foro internacional", indicó el editor, al condenar la sentencia.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) condenó la sentencia a siete años de cárcel impuesta a los dos reporteros de Reuters, la cual afirmó es un “día negro para la libertad de prensa” en Myanmar y en el mundo entero.

“La condena a Kyaw Soe Oo y Wa Lone es un golpe terrible a la libertad de prensa”, afirmó el secretario general de RSF, Christophe Deloire, tras abogar por la liberación de los dos periodistas encarcelados.

“Dado que el sistema judicial ha seguido claramente instrucciones en este caso, pedimos a las autoridades, empezando por Aung San Suu Kyi, que pongan en libertad a estos periodistas, cuyo único delito ha sido hacer su trabajo”, subrayó.

El subdirector de Human Rights Watch (HRW) para Asia, Phil Robertson, por su parte, calificó la sentencia como una "injusticia escandalosa" y dijo que el Ejército de Myanmar, también conocido como Tatmadaw, quería un veredicto de culpabilidad contra los periodistas para "intimidar" a otros y evitar que informaran sobre sus violaciones a los royingyas.

"Este es un sistema judicial que ha estado muy cerca del Ejército birmano, [y] ha hecho su trabajo sucio en el pasado. Realmente no vemos el tipo de poder judicial independiente que esperaríamos en una democracia moderna", indicó.

Tirana Hassan de la organización humanitaria Amnistía Internacional (AI) también condenó el veredicto, el cual consideró fue "una decisión políticamente motivada" con importantes ramificaciones contra la libertad de prensa global.

"La sentencia envía una severa advertencia a otros periodistas sobre las graves consecuencias que les espera si se fijan demasiado en los abusos militares. Esto equivale a censura por miedo", indicó.

En un mensaje a través de la red social de Twitter, los embajadores de Estados Unidos, Scot Marciel, y Dan Chugg, de Reino Unido en Mynamar, calificaron el veredicto como un golpe de Myanmar hacia la democracia.

“Estoy triste por Wa lone y Kyaw Soe Oo, pero también por Myanmar. Es profundamente preocupante ... uno tiene que preguntarse si este proceso aumentará o disminuirá la confianza que el pueblo de Myanmar tiene en su sistema de justicia", indicó Marciel.

El embajador británico en Myanmar, por su parte, expresó una desilusión extrema por la sentencia de siete años de presión contras los reporteros de Reuters y arremetió contra el juez Ye Lwin, quien presidió la Corte.

"Parece que el juez Ye Lwin ignoró las pruebas e ignoró las leyes de Myanmar. Esto ha supuesto un duro golpe para el estado de derecho", escribió.

Kristian Schmidt, embajador de la Unión Europea (UE) en Myanmar, también condenó en una publicación en Twitter las sentencias de prisión contra Wa Lone y Kyaw Soe Oo, las cuales, consideró deben "revisarse” y abogó por la liberación inmediata e incondicional de los reporteros.

Al expresar su decepción, Knut Ostby, el coordinador de ayuda humanitaria de las Naciones Unidas en Myanmar, también pidió la liberación de los periodistas y abogó a favor de la libertad de prensa en el país asiático.

"Las Naciones Unidas han pedido sistemáticamente la liberación de los periodistas de Reuters e instaron a las autoridades a respetar su derecho a buscar la libertad de expresión y de información. Wa Lone y Kyaw Soe Oo deberían poder regresar con sus familias y continuar su trabajo como periodistas", indicó.

En un comunicado, las autoridades de Dinamarca instaron al gobierno de Myanmar a deshacerse de "esta injusticia", mientras un que la embajada holandesa en Myanmar pidió al presidente Win Myint, que libere a los dos periodistas lo antes posible.

El veredicto también condenado fuertemente por Iqbal Sobhan Chowdhury, asesor de medios del gobierno de Bangladesh, a donde han huido más de 700 mil rohingyas por la represión del Ejército de Myanmar en Rakhine.

"Ahora es un secreto a voces que cualquier medio o cualquier persona que quiera revelar las atrocidades del Ejército y la administración de Myanmar contra el pueblo rohingya enfrentarán persecución por parte del gobierno de Myanmar", dijo.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) se sumó también condenó internacional por la sentencia de Wa Lone y Kyaw Soe Oo, afirmando que marcó un "nuevo mínimo a la libertad de prensa para Myanmar.

“El proceso que resultó en sus convicciones una parodia de la justicia, convertirá a Myanmar en un país antidemocrático siempre que sean retenidos injustamente tras las rejas. Pedimos a las autoridades civiles de Myanmar que liberen de inmediato a los periodistas", indicó Shawn Crispin, representante del CPJ en el sureste asiático.

El caso ha llamado la atención de todo el mundo como un ejemplo de la violación que la libertad de prensa está sufriendo bajo el gobierno de la líder de facto de Myanmar y Premio Nobel de la Paz 1991, Aung San Suu Kyi .

“El veredicto marcaba un día trágico para los medios, un día negro para la libertad de expresión y un indicio de lo que está por venir", subrayó Thant Myint-U, historiador y comentarista de una emisora de Myanmar.

UCSLP - INTERNACIONALES

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.