La noticia antes que nadie

Gustavo Petro renegociaría los pactos comerciales firmados por Colombia

Agencia | 14/06/2018 | 10:26

El modelo económico del candidato presidencial de la izquierda colombiana, Gustavo Petro, se fundamenta en la “redistribución de la tierra" y, en caso de ganar la segunda vuelta electoral del domingo próximo, dijo que renegociará los Tratados de Libre Comercio (TLC) que tiene Colombia en el mundo.

Petro, candidato del movimiento Colombia Humana, una coalición de sectores de la izquierda, disputara este 17 de junio la presidencia para los próximos cuatro años (2018-2022) con Iván Duque, que representa una alianza de derecha y encabeza las encuestas con un 52 por ciento en las preferencias electorales.

En lo económico, el candidato de Colombia Humana plantea que “la apuesta de los últimos años por un modelo extractivista aumentó la fragilidad de la economía colombiana, agravada por la caída de los precios internacionales del petróleo y el cambio en el uso de energías”.

A esto se suman “las inequidades entre actividades productivas del campo, el creciente proceso de potrerización, monocultivos y deforestación, además de la concentración de la tierra que ha estado siempre en el centro del conflicto interno”.

“Renegociaremos los Tratados de Libre Comercio, sobre todo, las cláusulas de protección de la inversión que implican renuncia a nuestra soberanía, teniendo como aliados a los empresarios, particularmente los pequeños y medianos”, plantea la propuesta económica de Petro.

Colombia tiene 15 acuerdos comerciales vigentes y durante 2018 firmó un TLC con Panamá e Israel y está en proceso de negociación con Japón, Singapur, Nueva Zelandia y Australia.

El plan de un gobierno de Colombia Humana defenderá “el desarrollo industrial del país con medidas que equilibren la balanza comercial, protejan el mercado interno y nos garanticen participación efectiva en mercados internacionales. Incentivaremos la producción y el consumo nacionales para proteger nuestra base productiva agropecuaria e industrial”.

Igualmente impulsará “el desarrollo turístico del país, con énfasis en turismo sostenible, histórico, cultural y de negocios. Los beneficios económicos del turismo llegarán directamente a las comunidades locales”.

Petro propone conducir a Colombia hacia una era de paz que “implica un tipo de economía que permita que la población colombiana goce de un buen vivir a partir de los ingresos de su trabajo. La única riqueza válida es aquella que nace del trabajo; el dinero fácil ha hecho que nuestro país sea consumido por la corrupción y la violencia”.

En un eventual gobierno de Petro se buscará “una formalización diversificada del trabajo y la cualificación laboral y empresarial, pero con apego a la garantía de derechos de tal forma que la población dependa cada vez menos de los subsidios y pueda escapar a la trampa de la pobreza”.

Estimulará los emprendimientos individuales y colectivos, “con miras al fortalecimiento de la pequeña y mediana empresa, democratizando las condiciones que permiten trabajar: el saber, la salud, las tierras, el agua, las energías no contaminantes y, por supuesto, el crédito”.

“Crearemos un banco público de economía popular, que dé crédito a esos hombres y mujeres que han sido rechazados por los bancos y víctimas de los préstamos “gota a gota” (el que se paga con altos intereses diarios)”, señala la propuesta programática de Petro.

El eventual gobierno de la Colombia Humana asumirá la transición y la recomposición de la economía mediante “el fortalecimiento de la agricultura, la reindustrialización en sectores estratégicos, el incremento de la inversión ambiental y en ciencia y tecnología, para estimular cambios tecnológicos y la gestión de la biodiversidad, todos ellos como factores de dinamización económica”.

Reindustrialización de los sectores estratégicos “como el metalmecánico, textil, informático, de cambio tecnológico en transporte, de producción de materiales para la construcción y de gestión integral de residuos sólidos y líquidos, entre otros”.

Un gobierno de Petro fomentará “el desarrollo científico y tecnológico, así como la consolidación y la estabilización de pequeñas y medianas empresas. Diversificaremos nuestras exportaciones para que no dependan de un solo producto, habrá mayor educación y formación científica para producir y exportar bienes y servicios inteligentes, rentables y útiles a la sociedad”.

“Pondremos al alcance de la gente y de las pequeñas y medianas empresas Tecnologías de la Información y de la Comunicación para favorecer el acceso al conocimiento, promover el desarrollo económico y mejorar su oferta de empleo”, señala el documento programático de Colombia Humana.

El cambio climático, superación del extractivismo y transición energética, son otros de los desafíos que se plantea Petro en caso de que gane la presidencia de Colombia, este domingo 17 de junio, cuando están habilitados para votar más 36 millones de ciudadanos.

“Enfrentar los desafíos del cambio climático constituye uno de los grandes retos de nuestro país y del mundo en los próximos años, que implica trasformaciones profundas en el modelo económico y no solo mejores políticas ambientales: uno de los principales cambios consiste en la disminución del uso de energías fósiles”.

Partimos de la diferenciación entre la extracción de minerales y la del petróleo. La primera exige un replanteamiento inmediato de las reglas del juego, mientras que la segunda implica entrar en una fase de transición hacia la reconversión.

Para Petro, el frácking “no será permitido, la gran minera de oro a cielo abierto tampoco. Se restringirá y condicionará la minería a cielo abierto en función de la protección ambiental y la equidad social".

Asimismo, "los contratos de extracción de carbón no serán renovados, ni se permitirán intervenciones que afecten el acceso al agua y la seguridad alimentaria de las comunidades que residen en la zona”.

El carbón que se extrae es destinado “a la exportación y los ingresos fiscales que ello genera no tienen ninguna proporcionalidad respecto a sus efectos sociales y ambientales".

"De manera inmediata se adelantará un programa compensatorio de desarrollo humano para mejorar las condiciones de vida de las poblaciones de la zona y, en particular, de los pueblos indígenas”.

Para el investigador independiente, Jaime Acosta, las propuestas económicas de Petro “son muy ambiciosas y en varios casos, radicales. Pero no se especifica a través de qué políticas, estrategias o programas las llevaría a cabo”.

“Como no supera el nivel de los enunciados, sus propuestas tendrían dificultades en pasar de la mera narrativa a acciones concretas de gobierno. Por lo tanto, es muy probable que una buena idea acabe en una frágil aplicación”, advirtió Acosta.

UCSLP - INTERNACIONALES

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.