La noticia antes que nadie

Campesinos venezolanos deberán vender hasta 60% de producción al gobierno

Agencia | 13/06/2018 | 18:08
Las grandes empresas no son las únicas que sufren el ataque a la propiedad privada en Venezuela. Los agricultores están obligados a vender a precios subsidiados 30 por ciento de sus mercancía a Agropatria y, en algunos casos, las gobernaciones también exigen una cuota que alcanza 60 por ciento, denunció el presidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro), Aquiles Hopkins.
 
De no cumplir con la cuota solicitada por el gobierno venezolano, “los productores reciben amenazas de invasiones, dejan de recibir los pocos insumos que adquieren y hasta los encarcelan”, afirmó. “Luego debemos vender los productos al precio y a quienes ellos (el gobierno) quieran”, manifestó el representante gremial, quien explicó que hace casi cuatro años que el sector agropecuario no recibe divisas oficiales para la compra de suministros.
 
Las dificultades para mantener la producción agropecuaria en el país son cada vez mayores: las invasiones, la carencia de insumos y la persecución gubernamental contra los agricultores son factores que, a juicio de Hopkins, han afectado el rendimiento del sector en un país que produce únicamente 25 por ciento de los alimentos que consume.
 
“Aquí el problema es que cada vez se produce menos“, expresó el presidente de Fedeagro, y responsabilizó al régimen de Nicolás Maduro de establecer bloqueos a la adquisición de recursos y perpetrar ataques contra la propiedad privada.
 
Fedeagro registra que han ocurrido 26 invasiones a haciendas en los últimos 30 días, mientras las autoridades “hacen muy poco o nada” para evitarlo. “Los invasores no son productores. Si alguien quiere trabajar en el sector agropecuario, entonces que vaya a le pida al Estado un pedazo de tierra. Pero que no invada la propiedad privada“, reclamó Hopkins.
 
Además de las invasiones, la falta de insumos y las “cuotas” de la dictadura han hecho que la producción en los campos se vea cada vez más menguada, según las denuncias de los agricultores. Fedeagro registra que desde 2008 y hasta 2017 la producción de maíz cayó 65 por ciento; la de arroz descendió 68 por ciento; la de caña de azúcar se contrajo 62 por ciento; y 70 por ciento se redujo la del café.
 
Inflación por las nubes; industria petrolera, en picada. El ritmo inflacionario que afronta el país no se detiene. En mayo los precios se doblaron con un 110.1 por ciento de inflación mensual, según informó la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional.
 
Diariamente los precios de los productos incrementan 2.4 por ciento, lo que representa la inflación de Chile en todo un año. “Este Gobierno es la burla de todas las economías mundiales. Somos ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas”, dijo el diputado Rafael Guzmán.
 
La caída en la producción de Petróleos de Venezuela (PDVSA), los controles de precios y de cambio, la persecución contra los trabajadores y la emisión de dinero inorgánico por parte del Banco Central de Venezuela (BCV) son, a juicio del diputado Guzmán, los factores principales que generan la hiperinflación.
 
Para empeorar el panorama, la producción de Petróleos de Venezuela se mantiene en picada tras cerrar el mes de mayo con una producción de sólo un millón 392 mil barriles diarios de crudo, según reportó ayer la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).
 
Con las reservas de hidrocarburo más amplias del mundo, Venezuela pasó de ser el sexto mayor productor de la OPEP en 2015 a ser el octavo este año. Es superado por Angola, Irán, Irak, Kuwait, Nigeria, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita.
 
La estatal también está envuelta en retrasos en los pagos de la deuda externa, en la entrega de suministros a sus clientes, en inversión en el mantenimiento de la industria y tiene parte de su producción comprometida, lo que genera que no todas sus exportaciones representen liquidez para mejorar el flujo de caja de la compañía.
 
Menos exportaciones se convierten en menos divisas que ingresan al país. Alejandro Grisanti, director de Ecoanalítica, estima que el Estado dejará de percibir al menos 29 mil 800 millones de dólares si la producción mantiene su declive.
 
Venezuela produce menos hortalizas
 
Comer completo en Venezuela es cada vez más difícil. Los alimentos son cada vez más caros, escasos y difíciles de transportar, con menor disponibilidad de presentaciones y lugares para comprarlos. Muchas veces hay que pagar en efectivo o hacer una larga cola para pagar por la terminal.
 
A esto se le suma la reducida importación de semillas, fertilizantes y otros insumos agrícolas, que han desplomado la producción de los cultivos, desapareciendo el autoabastecimiento y la exportación de hace dos décadas, como ha presentado Fedeagro en su informe de 2017.
 
La caída ha sido generalizada. Un millón 673 mil 260 hectáreas estaban sembradas con frijol, quinchoncho, arroz, maíz, sorgo, arveja, caña de azúcar, cacao, café y tabaco en 2008 y se dejaron de sembrar 507 mil 658 hectáreas para 2014, según lo difundido en las Memorias del Ministerio de Agricultura y Tierras.
 
El rubro que más sufrió fue el frijol negro, que perdió 78 por ciento de sus plantaciones, seguido de la arveja (72 por ciento) y el sorgo (63 por ciento). El café y el arroz perdieron 10 por ciento de las áreas de cultivo.
UCSLP - INTERNACIONALES

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.