La noticia antes que nadie

Se extreman medidas de seguridad por la boda de Harry y Meghan

Desde antes del anuncio de la boda, el efecto "Meghan y Harry" hizo que las calles británicas se llenen ya de agentes encubiertos de la inteligencia de la Corona.

Se extreman medidas de seguridad por la boda de Harry y Meghan
Se extreman medidas de seguridad por la boda de Harry y Meghan
Se extreman medidas de seguridad por la boda de Harry y Meghan
Se extreman medidas de seguridad por la boda de Harry y Meghan
Se extreman medidas de seguridad por la boda de Harry y Meghan
Se extreman medidas de seguridad por la boda de Harry y Meghan
Se extreman medidas de seguridad por la boda de Harry y Meghan
Agencias | 17/05/2018 | 10:59

Las fuerzas de seguridad inglesas estarán en máxima alerta este sábado durante la boda del príncipe Harry y la actriz estadounidense Meghan Markle en Windsor, una ciudad situada a apenas 33 kilómetros de Londres. Pero desde antes del anuncio de la boda, el efecto "Meghan y Harry" hizo que las calles británicas se llenen ya de agentes encubiertos de la inteligencia de la Corona.

Lo que sí se develó a la prensa es que el momento más difícil para la Policía será el tradicional paseo por la ciudad, que la pareja hará en un carruaje abierto. El objetivo es poder hacer partícipe a la mayor cantidad posible de ingleses y turistas en este gran día, aseguraron los novios.

A principios de año, el hijo menor de Lady Di y la ex actriz de la serie "Suits" recibieron un sobre con un polvo blanco y una carta amenazante. La sustancia resultó ser inocua, pero el mensaje era racista. ¿El motivo? La madre de Meghan es afroamericana.

Así las cosas, las medidas de seguridad son especialmente extremas: las decenas de miles de personas que quieran ver de cerca a la pareja en el carruaje real tendrán que pasar por arcos detectores de armas similares a los de los aeropuertos, informó la BBC. Las tiendas y edificios del centro de Londres serán registrados y marcados como "seguros" antes del gran día y la ruta que seguirá la carroza estará vigilada por soldados de la Guardia Real.

Los aviones no podrán volar a menos de 750 metros sobre el Castillo de Windsor en el día de la boda, aunque el tráfico aéreo en el cercano aeropuerto internacional de Heathrow no se verá afectado. Lo que sí estará absolutamente prohibido es el vuelo de drones en la zona.

También habrá un circuido de vallado para impedir que los autos circulen demasiado cerca de Windsor. Ese protocolo se activará en el tráfico desde la noche anterior al enlace. A su vez, habrá cámaras que registrarán las patentes para detectar posibles vehículos sospechosos.

Tampoco faltarán los perros entrenados que buscan explosivos y la clásica policía montada londinense. También habrá barreras de contención que impedirán un atentado con un vehículo similar al que se perpetró el año pasado en el Puente de Westminster.

La Policía se apoya también en la ayuda ciudadana y de los turistas. Les pide estar atentos a cualquier elemento sospechoso y alertar a las autoridades.

Pese a que dos de cada tres británicos no están interesados en la boda real -como publicó este martes el sondeo de YouGov- más de la mitad dijo que la familia real tendría que "pagar toda la boda", y tres cuartas partes que no quieren que se gaste ni una libra de dinero público. La familia real cubrirá los gastos de la ceremonia y la recepción, pero los del dispositivo de seguridad correrán a cargo del erario. La boda costará 43 millones de dólares, y la mayor parte se destinará, justamente, al operativo de custodia.

 

UCSLP - ESPECTACULOS

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.