La noticia antes que nadie

La obsesión por inmortalizarlo todo nos impide vivir el momento

Agencias | 16/05/2018 | 00:45
El teléfono últimamente nos impide contemplar en vivo y en directo nuestra propia vida. El momento del ‘sí quiero’ en una boda, o los primeros pasos de un bebé, son acontecimientos que ya no son lo mismo si no hay un móvil grabando. No sabemos todo lo que nos perdemos  detrás de un objetivo. “Al estar pendiente de grabar en esa cámara te impide estar pendiente de detalles que de no ser así los habrías podio recordar”, admite la psicóloga Concha Murcia. A pesar de que tenemos bien aprendida la lección, algunos creen que así lo recuerdan mejor. Tendremos toda nuestra vida documentada, pero puede que sea un recuerdo equivocado porque son solo imágenes, no sentimientos, advierten los expertos.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.