La noticia antes que nadie

En esta clínica para millonarios tratan la adicción al celular

Este centro de rehabilitación recibe a niños de entre 12 y 18 años que son internados para poder ser curados de esta "enfermedad"

Agencia | 19/02/2018 | 17:06
Es bien sabido que en la actualidad el uso del teléfono celular se ha convertido en temas de estudio por parte de diversos grupos de médicos y científicos, debido a la gran adicción que estos aparatos causan. La gran cantidad de horas que la gente pasa junto a un dispositivo ya es considerada en muchos países una enfermedad.
 
Uno de los sectores que más se han visto afectados por este padecimiento es el de los jóvenes, quienes resultan el mayor y principal punto de consumo para las empresas que ofrecen telefonía celular.
 
Debido a esto, durante los últimos años han surgido en Estados Unidos las denominadas clínicas de rehabilitación, muchas de ellas en San Francisco, paradójicamente instaladas en los alrededores de empresas como Facebook, Twitter, Apple y Google.
 
Tal es el caso de la clínica Paradigm, que se dedica a “sanar” a los jóvenes que presentan una adicción absoluta al teléfono como el de pasar hasta 20 horas diarias con la vista al celular.
 
En este centro de rehabilitación, donde solamente se pueden hospedar de manera simultánea a ocho personas, se ofrecen tratamientos específicos con reclusiones obligadas de 45 días aproximadamente, mismas que pueden llegar hasta los 60 dependiendo del grado de dependencia.
 
De manera contrastante y hasta cierto punto absurdo, un padre que gastó hasta $1,000 por el nuevo iPhone X el año pasado, ahora desembolsa lo equivalente a 40 de estos aparatos para que sus hijos puedan obtener atención médica y puedan mantenerse alejados del teléfono.
 
Paradigm ofrece refuerzo escolar con el uso de computadores donde el acceso a las redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea está bloqueado. Además, siempre se realizan bajo el monitoreo de los profesores y psicólogos.
 
El objetivo de este centro de rehabilitación es el de "reprogramar" a los jóvenes para que puedan reconstruir su relación con la tecnología y entender lo importante de las relaciones interpersonales sin la necesidad de tener el teléfono a la mano.
 
Mediante horarios establecidos, los jóvenes son obligados a levantarse a un horario en específico para después estudiar, comer y participar en una serie de terapias colectivas e individuales.
 
Se sabe que en los Estados Unidos, diferentes grupos de psicólogos y psiquiatras debaten el tema para establecer esta adicción que representa un síntoma derivado de otros síndromes, como el de la paranoia y depresión, mientras que para otros, esta adicción establece características a las de otras dependencias como el alcohol y las drogas.
 
A nivel mundial, existen países que consideran esta situación como un problema de salud pública, tal es el caso de Corea del Sur, Australia, China, Italia y Japón, donde en muchas ocasiones estas afectaciones son tratadas en hospitales públicos.
 
Una de las situaciones más comunes que se pueden encontrar para este tipo de casos es el de falta de atención familiar que orilla a los niños a refugiarse en esta actividad para no sentirse solos.
 
Comportamientos de enojo cuando la señal de internet se interrumpe, mentir o esconder el uso de las redes sociales y el aislamiento y distancia de la familia, según Paradigm, también son señales de alerta.
 
Las habitaciones de este lugar ofrecen un ambiente cómodo, cálido y seguro para asimilar a la medida de lo posible las características del hogar. En uno de los cuartos, alrededor de una chimenea, hay tres camas grandes cercadas por ventanales desde los que se puede ver el mar.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.