La noticia antes que nadie

Miss Gales se vuelve adicta a los laxantes al ser obligada a perder peso

Agencia | 13/02/2018 | 22:47
La ex Miss Gales,  Nia Marshalsay-Thomas, se vuelve adicta a los laxantes mientras trata de conseguir la “figura perfecta”. Una agencia de modelos le presionaba para perder peso y le obligaba a conseguir una medida ocho, según tallaje de Reino Unido, lo que equivale a una 36 en España.
 
La modelo de 30 años, de Aberystwyth, asegura que los laxantes han "arruinado" su cuerpo. Empezó a tomarlos con el objetivo de perder peso, pues la agencia le puso como condición que su talla se tenía que reducir a un "tamaño ocho real" (el equivalente a la talla 36 en nuestro país). En caso contrario, no le representaría.
 
Nia expresó que le hicieron sentir "avergonzada" de su cuerpo mientras trabajaba en la industria del modelaje.  "Todos los vestidos de muestra eran del Reino Unido, tamaño 6-8, y tengo 8-10", dijo.
 
El Dailymail recoge su historia, que también se emitirá en el programa televisivo S4C de Ein Byd.  “Mi vida ahora gira en torno a eso, es realmente vergonzoso”, reconocía la modelo al presentador. Sintiéndose presionada para perder peso, dijo que recurrió a los laxantes de venta libre.
 
"Comencé a tomar uno al día", cuenta Nia. "Aumenté la dosis, hasta que tomé tantas que mi cuerpo simplemente no funcionó sin ellas". El médico le dijo que se había vuelto dependiente de ellos; ya no le hacían efecto. Es más, ahora le han recetado laxantes que debe tomar dos veces al día. “Si vas a algún lado, tienes que llevarlo contigo”, añade la modelo.
 
Ella dijo: “Si me hubiera dado cuenta antes de poder hacer todo esto como yo y aceptar lo que soy, en lugar de intentar cambiar para adaptarme a la industria, nunca lo hubiera hecho y mi cuerpo aún estaría funcionando como debería ser.”
UCSLP - ESPECTACULOS

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.