La noticia antes que nadie

Winchester, no es una historia de terror, es de fantasmas: Mirren

La actriz de 72 años dijo que el filme no intenta hacer ninguna declaración sobre la propiedad de armas en Estados Unidos.

Agencia | 03/02/2018 | 12:21
Helen Mirren dice que su nueva película, "Winchester", no es de terror sino más bien una historia de fantasmas con raíces extranjeras y un elemento distintivo estadounidense: el impacto psicológico de las muertes por armas de fuego.
 
Mirren interpreta a Sarah Winchester, una mujer de la vida real que en el siglo XIX heredó una gran fortuna por la creación de su esposo del fusil Winchester poco después de la Guerra Civil. En el filme, Winchester cree que es asechada por quienes murieron baleados por esta arma, que permitió disparar más rápido que los rifles previos.
 
"Es una historia de fantasmas, con suerte en la gran tradición de las historias y películas de fantasmas japonesas", dijo Mirren en una entrevista reciente. "Tú sabes, a los japoneses les encantan las historias de fantasmas y creen mucho en el poder de los espíritus de los ancestros, igual que muchas culturas".
 
Parte de la película se filmó en la mansión de Winchester en San José, California, a donde la mujer se mudó tras la muerte de su esposo en 1881. Ahora conocida como la "Mansión Misteriosa de Winchester", es una atracción turística popular con más de 160 habitaciones, 10.000 ventanas, 2.000 mil puertas y 40 escaleras.
 
Según el conocimiento popular en torno a la vida de Winchester, ésta encargaba construcciones en la casa constantemente para tratar de confundir a los fantasmas que creía que la asechaban.
 
"Existen muchas teorías de por qué hacía eso", dijo Mirren. "Una de las teorías que exploramos en la película es que ella estaba tratando de aplacar a los fantasmas de quienes habían sido asesinados con el rifle Winchester. Ella sentía sus muertes con mucha fuerza, se sentía responsable... y trataba, a su manera, de aplacar sus espíritus".
 
Pese a los temas de "Winchester", la actriz de 72 años dijo que el filme no intenta hacer ninguna declaración sobre la propiedad de armas en Estados Unidos.
 
"Se trata más bien de poner un signo de interrogación o el peso de la decisión moral sobre las personas que hacen una fortuna fabricando armas — sean pistolas, bombas, granadas... lo que sea", dijo Mirren. "Me gustaría que los comerciantes de armamento en el mundo la vieran... Yo en lo personal la veo de una manera mucho más global".
UCSLP - ESPECTACULOS

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.