La noticia antes que nadie

“Ucrania sufre una guerra olvidada”, denuncia arzobispo

El Papa Francisco visitó la basílica menor de los greco-católicos dedicada a Santa Sofía.

Notimex | 30/01/2018 | 13:15

Ucrania padece una guerra olvidada, además de sufrir la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial también es víctima de una “guerra de desinformación”, denunció Sviatoslav Shevchuk.

En entrevista con Notimex el arzobispo mayor de Kiev-Galitzia de la Iglesia greco-católica, advirtió que el conflicto se agrava cada vez más, las víctimas “se cuentan por millones” y aún resulta imposible calcular las reales consecuencias de la crisis.

“Nos hace mal que de esta tragedia ya no se hable, no es noticia la guerra en Ucrania. No puedo explicar el por qué, pero creo que vivimos en un contexto de guerra híbrida, de una manipulación de la verdad. Hay una guerra de desinformación”, lamentó.

“No veo las estadísticas sino las personas, los niños heridos, sin pierna, es una cosa escalofriante. Me apena que esta se haya convertido en una guerra olvidada”, añadió.

Apenas el domingo pasado, el Papa Francisco visitó la basílica menor de los greco-católicos dedicada a Santa Sofía y ubicada en la avenida Boccea, al noroeste de Roma. Allí, acompañado por el arzobispo, imploró que “callen las armas” en ese país.

Shevchuk precisó que Ucrania tiene 600 mil kilómetros cuadrados, 42.5 millones de habitantes y siete por ciento de su territorio está ocupado por las fuerzas armadas rusas desde el 2014: la península de Crimea y la región oriental de Donetsk.

“En esta zona de guerra se verifican enfrentamientos todos los días, la mayor parte de las escuelas están destruidas. Cada vez que el nuncio apostólico visita esta zona se deprime. En Navidad vio una gran ciudad desierta, llena de condominios vacíos”, relató.

Agradeció al líder católico la donación de cinco millones de euros (unos 6.2 millones de dólares) “de su bolsillo” para las poblaciones afectados producto de la campaña “Con el Papa por Ucrania”. Además, se juntaron otros 15 millones (18.6 millones de dólares) gracias a una colecta en todas las parroquias de Europa.

Más adelante, señaló como origen de la tragedia a la incapacidad de diálogo demostrada por los líderes políticos y religiosos, quienes muestran prejuicios contra la palabra misma y, en su afán por mostrarse fuertes se muestran “duros” y someten al más débil.

“De este modo cae todo el sistema de seguridad internacional, no se respetan ya los acuerdos internacionales, eso quiere decir que cada país vive actualmente como un lobo que debe armarse para impedir la agresión de su vecino”, lamentó.

Instó a la comunidad internacional a ser realmente una comunidad y no un “conjunto de egoístas”, que sea de verdad internacional sin permitir que los países se cierren en sí mismos y que recuerde la declaración universal de los derechos humanos.

Además envió un mensaje a los cristianos perseguidos en Medio Oriente y otras partes del mundo, como lo fueron los católicos en tiempos de la Unión Soviética, cuando se creía posible “asesinar” a la Iglesia, “hacerla desaparecer”.

“(El dirigente ruso Nikita) Jrushchov solía decir: ‘El comunismo está en el horizonte, en el comunismo no habrá religión. Morirán estás abuelas y la Iglesia desaparecerá. Pero, después se dieron cuenta que las abuelas no mueren. Porque este grupo siempre queda en pie”, afirmó.

“También Jrushchov murió, pero las abuelas existen también hoy. Las abuelas en Ucrania supieron transmitir la fe. Cuando la rigidez del régimen se dilató, la Iglesia volvió a surgir. Fue un milagro, yo soy testigo de eso”, continuó.

Y sentenció: “Ningún poder político mundano tiene la fuerza para asesinar a la Iglesia”.

UCSLP - INTERNACIONALES

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.