La noticia antes que nadie

5 razones por las que una tía es importante en la vida de los niños

Si tienes hermanos sabrás lo importantes que son para tus hijos

Agencias | 28/01/2018 | 09:12

Ser tía es una de las mejores experiencias que una mujer puede vivir, pues si en tus planes no está ser madre, los hijos de tus hermanos pueden convertirse en alguien muy cercano, en alguien a quien puedes querer de manera incondicional y devolverlos en la noche o a la mañana siguiente.

Es su confidente

Una tía es la persona que guarda los secretos de tus hijos, ellos logran abrirse y contarle cosas que no podrían compartir contigo, aunque tú crees un espacio de confianza con ellos, habrá ciertas cosas que no deseen compartir por pena.

Es un modelo a seguir

Al pasar tanto tiempo con ellos, los niños apropian actitudes de sus tías y tíos. ¿Qué padre no desea que sus hijos vean lo trabajador que es tu tía? Los hermanos muestran virtudes, les enseñan a los más pequeños buenos hábitos, experiencias, lecturas, música y un mundo muy diferente al que le ofrecen sus padres.

Lo protege

Un niño necesita de muchos adultos a su alrededor, de hecho, hay un pensamiento que sugiere que entre más adultos rodeen al niño, más seguro se sentirá y crecerá. Sus tíos lo ayudarán a desarrollar su autoestima.

Recibe más amor

Los pequeños necesitan sentirse amados de manera incondicional. En la actualidad es muy común que los padres trabajen y los niños se queden al cuidado de abuelas, tíos y otros parientes cercanos, eso los hace sentir amados siempre y el sentimiento de abandono se ve reducido de una manera significativa.

Es un apoyo

Hay días en los que la crianza de los niños se vuelve complicada. Si tienes planes, necesitas salir, viajar o simplemente ocurre algo de imprevisto, una tía o tío siempre estará dispuesto a ayudarte con el cuidado, tus hijos agradecerán estar cerca de alguien que los ama.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.