La noticia antes que nadie

Muere el fundador de Ikea

El comerciante de muebles fundó la cadena en 1943 con el dinero que su padre le había dado a los 17 años

Agencia | 28/01/2018 | 08:35
El fundador del gigante sueco del mueble Ikea, Feodor Ingvar Kamprad, ha muerto a los 91 años tras una vida dedicada a su exitosa empresa, que creó de la nada, y a la que transmitió su obsesión por la democratización del diseño y la eficiencia. Fue este sábado en su casa en Småland (sur de Suecia), de forma tranquila y rodeado de sus familiares y amigos tras una "corta enfermedad". "Ingmar Kamprad falleció en calma en su casa" anunció en Twitter Ikea, un imperio que emplea en la actualidad a 190 mil personas en varias partes del mundo y genera un volumen de negocio de 36 mil 300 millones de euros.
 
La  historia del gigante de la decoración tiene mucho que ver con la del propio Kamprad, nacido en 1926  en Småland, al sur de Suecia. Creció en “Elmtaryd”, una granja cercana al pueblecito de Agunnaryd. "Cuando tenía cinco años, Ingvar Kamprad comenzó vendiendo cerillas a sus vecinos, y a los siete, amplió su zona de ventas montado en su bicicleta. Se dio cuenta de que podía comprar cerillas al por mayor y a muy bajo precio en Estocolmo para después venderlas al por menor a precios también bajos pero obteniendo un buen beneficio", cuenta la cadena en la biografía de su fundador. "La venta de cerillas la complementó con la de semillas, postales, adornos para árboles de Navidad, y más tarde, plumas y bolígrafos".
 
El comerciante de muebles fundó la cadena en 1943 con el dinero que su padre le había dado a los 17 años por "los buenos resultados que obtuvo en sus estudios". Eligió el nombre uniendo sus iniciales IK con las primeras letras de la granja y el pueblo donde creció. Solo un año después comenzó anunciándose en periódicos locales y utilizando una camioneta de reparto de leche para entregar sus productos. En un principio contaba con proveedores locales, y tras seis años fue capaz de lanzar su primer catálogo (1951). La primera exposición de muebles se abrió en Älmhult (Suecia) en 1953 y la primera tienda, en 1958.
 
El resto de la trayectoria del grupo ha estado marcada por el crecimiento en ventas y por la cultura de empresa que Kamprad quiso imprimir. Siempre presumió de ser autodidacta y de formarse en el trabajo diario en la calle, en contacto con proveedores y trabajadores. Austero hasta el límite ("No creo que haya una sola prenda de las que me pongo que no haya sido comprada en un mercadillo de segunda mano. Eso significa que quiero dar buen ejemplo", decía), le gustaba pasear por bucólicos bosques, compraba en el supermercado de su pueblo y no le importaba hacerse con productos a punto de caducar. En 1986 dejó la dirección de Ikea para seguir como asesor y en 2013 anunció su decisión de abandonar el consejo de administración, que dejó en manos de uno de sus tres hijos, Mathias Kamprad. Dos años antes había muerto su mujer. 
 
La cadena sueca ganó en su último año fiscal (1 de septiembre- 31 de agosto) dos mil 500 millones de euros, con una facturación de 36 mil 300 millones. El pasado diciembre se dio a conocer una investigación de la Comisión Europea sobre la estrategia que utiliza la multinacional sueca para reducir significativamente el pago de impuestos en Europa. El Ejecutivo comunitario está estudiando dos trajes fiscales a medida que Holanda ofreció a la multinacional y que erosionaban sustancialmente —uno de ellos aún se aplica— los beneficios sujetos a tributación. Un estudio de Los Verdes en el Parlamento Europeo, que propició esta investigación, estima esos supuestos beneficios fiscales en mil millones de euros.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.