La noticia antes que nadie

Seis de los aeropuertos más extremos del mundo

Agencia | 24/01/2018 | 11:28
Aeropuerto Princess Juliana, St. Marteen. 
 
La cercanía del aeropuerto con la playa local lo ha convertido en una gran atracción turística del lugar. Los aviones pasan a pocos metros de las cabezas de los veraneantes mientras descienden para aterrizar y, en ocasiones, la fuerza de las turbinas han lanzado a los bañistas por el aire. (Foto: Markus Mainka / Shutterstock)

 
Aeropuerto de Lukla, Nepal.
 
Contar con un  acantilado al principio de la  pista de aterrizaje de solo 450 metros y estar rodeado de montañas, han convertido a este aeropuerto como el más  peligroso del mundo. Ubicado al este de Nepal,  aquí los turistas inician el ascenso hacia el Campo Base del Everest. (Foto: Shutterstock)
 
 
Aeropuerto de Courchevel, Francia.
 
Courchevel es un exclusive resort de esquí en los Alpes y cuenta con un aeropuerto donde aterrizan jets privados. La consigna aquí es despegar a como dé lugar pues la pista de aterrizaje termina en un pronunciado abismo. Si a eso le sumamos los vientos impredecibles, las malas condiciones climáticas y el hielo en la pista durante el invierno, se convierte en un reto para cualquier piloto. (Foto: Roberto Chiartano / Shutterstock.)
 
 
Aeropuerto de Saba.
 
Esta isla caribeña no solo es pequeña en tamaño sino que la pista de aterrizaje de su aeropuerto es también la más pequeña del mundo. Mide menos de 400 metros y es un reto para los pilotos alcanzar la velocidad necesaria para volar o frenar en el momento preciso para no caer al mar. (Foto: Shutterstock)
 
 
 
Aeropuerto de Skiathos, Grecia. 
Con 5.341 pies, se trata del aeropuerto con la pista de aterrizaje más corta de Europa. Al estar construida sobre una isla, da la sensación de estar precipitándose hacia el mar.  Es por esta razón que las aerolíneas exigen a sus pilotos una preparación extra para llevar a cabo los vuelos.  (Foto: Markus Mainka / Shutterstock)
 

Aeropuerto de Gibraltar.

Si de aeropuertos extraños se trata, el de Gibraltar se lleva el premio. Es el único en el mundo donde la carretera local más transitada atraviesa la pista de aterrizaje, añadiendo un obstáculo más a los pilotos que deben maniobrar para realizar un buen aterrizaje en una pista muy corta. (Foto: Shutterstock)

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.