La noticia antes que nadie

¿Cómo prevenir la resaca por Año Nuevo?

Agencia | 30/12/2017 | 23:52
Más allá de su explicación científica, la resaca tiene algo de venganza del karma: todo poder conlleva una responsabilidad y toda borrachera conlleva pasar una mañana hecho polvo sobrellevando el dolor de cabeza, el cansancio, los mareos y la sensación generalizada de habernos pasado una apisonadora por encima.
 
Para muchos, esta es una descripción bastante exacta del 1 de enero, un día que se pasa pagando la factura de la fiesta que nos hayamos corrido en la noche de Fin de Año.
 
Pero debes saber que si bien la resaca es en muchos casos como decimos un ejemplo de justicia cósmica, hay algunas cosas que puedes hacer para prevenirla.
 
1. Bebe con moderación (o no bebas en absoluto)
 
Vale, es difícil, pero ahí está: si no bebes alcohol, no tendrás resaca. ¿Es simple, no? Recuerda además que el alcohol tiene muchos efectos perjudiciales en nuestro cuerpo, más allá del malestar del día siguiente, y que no hay ninguna cantidad de alcohol segura para el cuerpo, por pequeña que sea. Todo suma y todo cuenta.
 
Si vas a beber, ten en cuenta que la severidad de una resaca depende de la cantidad del alcohol que bebas. No hay una unidad universal, ya que cada uno tiene distintas sensibilidades al alcohol. De hecho, se calcula que una de cada cuatro personas nunca tiene resaca, beba lo que beba.
 
Si no es tu caso, simplemente recuerda que la resaca va en proporción a lo bebido, así que, para evitarla, trata de moderarte.
 
2. Bebe mucha agua
 
El alcohol es una sustancia diurética que te hace orinar mucho más que si bebieses la misma cantidad de otro líquido, como agua. Esto contribuye a deshidratarte, y aunque la deshidratación no parece el principal factor causante de la resaca, sí que hace empeorar algunos de sus síntomas, como la sed, el dolor de cabeza o los mareos.
 
Por suerte, esto es fácil de solucionar: bebe mucha agua. Un buen consejo es beber un vaso de agua después de cada copa o bebida alcohólica que termines. Otro es beber un vaso de agua grande antes de irte a dormir.
 
3. Evita las bebidas con congéneres
 
El etanol es el principal componente del alcohol de las bebidas alcohólicas, pero cuando el azúcar fermenta para generarlo, produce también otros componentes, llamados congéneres, como el metanol o la acetona.
 
Estas sustancias químicas son tóxicas y está demostrado que su presencia acentúa y empeora las resacas. No todas las bebidas alcohólicas contienen la misma cantidad de congéneres, así que puedes evitar una resaca intensa si evitas las bebidas que más tienen.
 
Entre ellas se encuentran el whisky, el coñac, el tequila y especialmente el bourbon. Por otro lado, las bebidas incoloras como la ginebra, el ron y particularmente el vodka son bajos en congéneres.
 
4. Duerme lo suficiente
 
Una noche de fiesta no significa solamente beber alcohol, también alterar nuestros patrones de sueño, a menudo durmiendo menos horas de las que acostumbramos. Esto no es causa de resaca, pero sí puede empeorar algunos de sus síntomas, como el cansancio o la irritabilidad.
 
Así que ya sabes: si has bebido, duerme bien e intenta volver a tus patrones de sueño habituales cuanto antes.
 
5. Haz un desayuno sano y nutritivo
 
Tras la borrachera, los niveles de azúcar en la sangre son excepcionalmente bajos, y está demostrado que las resacas son peores en las personas que padecen hipoglucemia. De nuevo, esto no es una causa de resaca, pero sí que puede acentuar algunos de sus síntomas, como el dolor de cabeza y la debilidad.
 
Así que trata de hacer un desayuno sano y nutritivo cuando te despiertes al día siguiente, para que los niveles de nutrientes en tu sangre recuperen la normalidad y así pases mejor esas horas.

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.