La noticia antes que nadie

Han muerto 530 militares en labores de seguridad pública

Las entidades donde existe una mayor actividad militar ha mantenido o empeorado sus cifras de homicidios dolosos desde la intervención de las Fuerzas Armadas

Agencia | 19/12/2017 | 12:00

De acuerdo con cifras oficiales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) 530 militares han muerto en labores contra el crimen organizado. De estas muertes, 277 han ocurrido durante enfrentamientos.

Un artículo publicado por el semanario Zeta destaca que "Los combates entre criminales y soldados se han dado prácticamente en los mismos 10 estados: Tamaulipas, Sinaloa, Michoacán, Guerrero, Nuevo León, Chihuahua, Jalisco, Durango, Sonora y Veracruz".

Tamaulipas sobresale con 126 homicidios de militares "muy por encima del segundo lugar, Sinaloa, con 66; seguidos de Michoacán, con 58, y Guerrero, con 50".

Otros decesos de militares mientras desarrollan tareas de seguridad pública y combate al crimen organizado han sido causados por accidentes de tránsito (123 víctimas), accidentes aéreos, (51 bajas) ejecuciones (31). También se reportan 14 uniformados ahogados y muertos por caídas, arrastrados por la corriente, al igual que atropellados, con ocho casos cada uno.

Mientras la Ley de Seguridad Interior, que regula la participación del Ejército en labores de seguridad pública está en manos del Ejecutivo, en espera de ser publicada, el papel que han jugado las Fuerzas Armadas en la lucha contra la criminalidad puede verse a la luz de algunas cifras.

"Si se toman los homicidios como el principal indicador en la medición de la inseguridad, las entidades donde existe una mayor actividad militar ha mantenido o empeorado sus cifras desde la intervención de las Fuerzas Armadas", destaca Zeta.

"De las 10 entidades con mayores decesos de militares, nueve se encuentran en números rojos en materia de homicidios, según información de Semáforo Delictivo", más aún "Coincidentemente, fueron las entidades prioritarias en el combate al narcotráfico".

"En la tesis del CIDE, llamada “Geografía de la Violencia en México”, refiere que la intervención militar provocó desestabilidad en los acuerdos establecidos en diversos sectores sociales y gubernamentales con el crimen organizado", dice el reporte de Zeta.

"Ante el nuevo enemigo, los grupos del crimen organizado reforzaron su armamento, lo que en conjunto con las pungas internas de los grupos criminales, generaron más enfrentamientos y homicidios.

"Basta con ver las cifras de estas diez entidades para confirmarlo:

"En 2007, Tamaulipas registró 265 homicidios y para 2012 contabilizaba mil 016. La cifra disminuyó de forma importante para 2013, pues se registraron 556; pero para 2017, los datos alcanzan los 635. Aunque se reconoció un descenso, la incidencia era menor previo a la declaratoria del Presidente Felipe Calderón.

"La misma constante se mantiene en otras entidades como Guerrero, Michoacán, Sinaloa y Nuevo León, donde los resultados fueron negativos".

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.