La noticia antes que nadie

Austria estrena gobierno de ultraderecha

Agencia | 18/12/2017 | 11:21
Una coalición entre el derechista Partido Popular y el ultranacionalista Partido Liberal de Austria toma el mando del país europeo con la promesa de endurecer las políticas de inmigración y asilo
 
Después de diez años en la oposición, el ultranacionalista Partido Liberal de Austria (FPÖ) reeditó hoy la coalición que ya formó con el Partido Popular (ÖVP) entre 2000 y 2006, con un programa en el que destaca el endurecimiento de las políticas de inmigración y asilo.
 
Los 15 miembros del nuevo Gobierno, encabezados por el canciller y jefe del ÖVP, Sebastian Kurz, juraron sus cargos en un acto celebrado en el antiguo Palacio Imperial de Viena, mientras mil 500 policías mantenían alejados a los 6 mil manifestantes que protestaban contra la entrada de los ultras en el Ejecutivo.
 
Con 31 años, Kurz es el jefe de Gobierno más joven de la Unión Europea (UE).
 
El presidente federal, el ecologista Alexander Van der Bellen, recordó durante la ceremonia sus propias diferencias ideológicas con el nuevo Ejecutivo y recordó que éste deberá "respetar la historia de Austria, sean los capítulos positivos y también los oscuros", en clara referencia al pasado nazi del país.
 
Entre ellos, el propio vicecanciller y líder del partido, Heinz Christian Strache, que tuvo contactos neonazis en su juventud, o el nuevo ministro de Infraestructuras, Norbert Hofer, que es miembro de un cofradía pangermánica y nacionalista.
 
Mientras en la sede de la presidencia asumía el nuevo Gobierno, formado dos meses tras las elecciones generales del pasado 15 de octubre, varias miles de personas protestaban en la cercana Plaza de los Héroes contra la nueva subida al poder de la extrema derecha.
 
Los críticos temen que con el FPÖ controlando los ministerios de Interior y de Defensa, se produzca un recorte de derechos fundamentales, como de manifestación o libertad de prensa.
 
Las protestas de hoy fueron muy inferiores a las de 2000 cuando el ÖVP, dirigido entonces por Wolfgang Schüssel, formó gobierno con un FPÖ, liderado entonces por el líder ultranacionalista Jörg Haider, fallecido en 2008.
 
Los miembros de ese Gobierno tuvieron que salir del Palacio Real a través de un pasillo subterráneo ante el malestar de miles de manifestantes que consideraban que con la inclusión del FPÖ se había "roto un tabú" en Europa.
 
ÖVP y FPÖ gobernaron al final casi siete años repartidos en dos convulsas legislaturas, a las que siguió nuevamente la tradicional "gran coalición" entre los partidos populares y socialdemócratas, que se ha mantenido los últimos diez años.
 
La reedición de la coalición derechista, ahora con Kurz y Strache al frente, promete mano dura frente a la inmigración, una reducción del gasto público, bajadas de impuestos, algunas reformas en la administración pública y la promesa de corregir lo que califica como "desarrollos equivocados" en la Unión Europea (UE).
 
Junto a Alemania y Suecia, Austria es el país que más inmigrantes (unos 150 mil) acogió en 2015 y 2016 cuando más de un millón de refugiados llegaron a Europa desde Oriente Medio.
 
El nuevo ejecutivo austriaco es actualmente el único en la UE con participación activa de un partido nacionalista y eurocrítico, si bien el acuerdo de gobierno contiene el compromiso explícito de no poner en duda la pertenencia de Austria a la UE.
 
El propio Van der Bellen subrayó hoy que el nuevo Gobierno ha generado simpatía en el país pero también fuerte rechazo en diferentes sectores de la población.
 
"Tengo comprensión hacia ello, en una democracia existen diversas opiniones", resaltó el presidente y pidió al nuevo Ejecutivo trabajar para todas las personas que viven en el país.
 
De los 16 miembros del Ejecutivo, que gobernarán los próximos cinco años, nueve fueron nombrados por el ÖVP y siete por el FPÖ.
 
La mayoría de los ministros designados por el ÖVP son expertos que no militan en el partido, como los nuevos responsables de Economía, Finanzas, Educación, Justicia y Asuntos de la Mujer.
 
Solo las carteras de Asuntos Europeos y de Agricultura están en manos de militantes del ÖVP y estrechos colaboradores de Kurz.
 
En el lado del FPÖ destaca la nueva ministra de Exteriores, Karin Kneissl, de 52 años y sin afiliación al partido.
 
Se trata de una periodista, analista y experta en Oriente Medio, que pasó parte de su juventud en Jordania, Líbano e Israel, por lo que habla varios idiomas, entre ellos también árabe y hebreo.
 
Los demás ministros del FPÖ son todos militantes del partido, entre ellos, el secretario general de la formación, Herbert Kickl, que asume la cartera de Interior, o el excandidato presidencial Norbert Hofer, quien asume Infraestructuras.
 
Sobre todo el nombramiento de Kickl, principal ideólogo del partido y jefe de campañas electoral, ha levantado ampollas entre los críticos por su lenguaje agresivo y xenófobo.
 
En las elecciones de octubre, el ÖVP ganó con un 31.5 % de los votos, delante de sus entonces socios de gobierno, el partido socialdemócrata SPÖ, con el 26.9 %, y el FPÖ, con el 26 %.
 
Con ello, los dos partidos de la derecha contarán con una cómoda mayoría de 113 entre los 183 diputados de la Cámara.
 
Austria estrena gobierno de ultraderecha
 
UCSLP - INTERNACIONALES

Te puede interesar

Publicidad
Teléfono: (8)33-69-19
© 2018 Todos los Derechos Reservados de Grupo Plano Informativo.
Prohibida la reproducción total o parcial, incluyendo cualquier medio electrónico o magnético.